Menu

loading...

Manejo clínico del puerperio y fertilidad en la vaca lechera en sistemas intensivos Destacado

Manejo clínico del puerperio y fertilidad en la vaca lechera en sistemas intensivos

  Sanidad:  

La eficiencia reproductiva en las vacas lecheras en sistemas intensivos es bastante pobre. Sólo basta citar un parámetro como la tasa de preñez para tener una imagen clara de este problema: la tasa de preñez fluctúa entre 12 a 16%, es decir, en cada ciclo estral se logra preñar entre 12 y 16 vacas de 100 elegibles para inseminarse. El problema reproductivo se agrava cuando se pierde de 10 a 20% de las gestaciones diagnosticadas en el día 45 posinseminación. La baja eficiencia reproductiva ha obligado a que las vacas comiencen a inseminarse muy temprano después del parto a costa de obtener bajos porcentajes de concepción y de sacrificar la producción de leche en aquellas vacas que quedan gestantes en los primeros servicios.

manejooct1

El puerperio se define como el perio.do comprendido entre el parto y la presentación del primer estro fértil. Durante el puerperio ocurren dos procesos: la involución uterina y el inicio de actividad ovárica posparto. Para lograr una eficiencia reproductiva óptima, la vaca debe eliminar la placenta en las primeras 12 horas posparto, la involución uterina y la re.generación del endometrio se deben completar a más tardar el día 40 pos.parto y la vaca debe estar ciclando regularmente en el día 35 posparto. Los que trabajan con vacas lecheras en sistemas intensivos saben que estas metas pertenecen a un mundo maravilloso, y no al que se enfrentan todos días, ya que de 15 a 20% de las vacas retienen la placenta, 50% de las vacas tienen alguna patología del puerperio y 30% de las vacas todavía no han reiniciado la ciclicidad en el día 50 posparto. Con esto en contra, deben preñar al 50% de las vacas en los primeros 100 días posparto. Para acercarse a la meta, es fundamental el diagnóstico y tratamiento oportu.nos de las patologías uterinas con el propósito de que la vaca esté en condiciones óptimas para ser insemi.nada, una vez que termina el periodo voluntario de espera.

Involución uterina
El útero después del parto sufre modificaciones macroscópicas y microscópicas, hasta alcanzar las características de un útero no gestante, lo cual lleva de 30 a 45 días. Su peso y tamaño posparto disminuyen rápidamente como consecuencia de la atrofia de las fibras musculares; por necrosis de las carúnculas y por elimi.nación de líquidos. Al mismo tiempo que el útero reduce su tamaño, el endometrio sufre un proceso rege.nerativo para estar en condiciones de albergar una nueva gestación.

La involución es favorecida por las contracciones uterinas, las cuales facilitan la eliminación de fluidos y desechos, y reducen el tamaño del útero. Las contracciones son provo.cadas por la oxitocina y por la secre.ción continua de PGF2a de origen uterino. La PGF2a se secreta durante las tres primeras semanas posparto y se considera que su participación es necesaria para que la involución uterina ocurra normalmente.

Durante la involución uterina se eliminan por la vagina secreciones conocidas como loquios, las cuales están formadas por restos de membranas, carúncu.las, fluidos fetales y sangre. Estas secreciones varían de color rojo a café, tienen consistencia viscosa y son inodoros. La mayor parte de los loquios se desecha durante los primeros 15 días posparto y después prácticamente desaparecen, excepto en casos de involución uterina anormal cuando el útero continúa eliminando fluidos de consistencia, color y olor diferentes.

Antes del parto el útero es estéril, ya que está protegido de la contaminación bacteriana por el cérvix. Durante y después del parto, esta barrera física desaparece y el útero es invadido por bacterias que se encuentran en el ambiente, piel y heces, o bacterias que se introducen durante la asistencia del parto. Además, la capacidad funcional de los fagocitos uterinos es baja después del parto, lo cual con.tribuye con el establecimiento de las infecciones. Alrededor de 95 por ciento de las vacas desarrollan infecciones uterinas durante la involución y un alto porcentaje de las vacas las eliminan mediante mecanismos naturales.

Distocia e involución uterina
La distocia es de origen materno o fetal; la distocia de origen materno se presenta con menor frecuencia y se debe principalmente a falla en la dilatación del cérvix, estrechez pélvica, inercia uterina y torsión uterina. La causa más común de distocia es la de origen fetal, lo cual se debe a anorma.lidades en la presentación, posición y actitud fetales. En el ganado lechero es de gran importancia la distocia causada por partos gemelares (6 a 8% de partos gemelares).

En los hatos lecheros es común encontrar que entre 20 y 30% de las vaquillas y entre 15 y 20% de las vacas reciben asistencia de di.ferente grado durante el parto; si se considerara también la tracción o “la ayudita” que aplican los parteros, se estaría participando manualmente en cerca de 50% de los partos. Otro aspecto que se ve cada vez con ma.yor frecuencia, es la revisión por vía vaginal de todas las vacas después de la salida de la cría, para tener la certeza que no haya otro becerro, lo cual obedece a la elevada incidencia de partos gemelares.

La fuente de contaminación primaria del útero es la mano del partero, las cadenas obstétricas y los lazos de utilizados para sacar al becerro.

La manipulación de la mucosa uterina afecta negativamente la migración y la actividad fagocitaria de los neutrófilos uterinos, lo cual incrementa la susceptibilidad de las vacas a las infecciones y retrasan, además, el tiempo de eliminación de la infección. Asimismo, la manipulación durante el parto afecta el proceso de eliminación de la placenta, de tal manera que la retención de las membranas fetales es una condición común en la distocia.

La atención de los partos en los establos modernos es uno de los puntos débiles. Los parteros no tie.nen tiempo suficiente para atender correctamente a todas las vacas; asimismo, su trabajo no sólo consiste en atender el parto sino también en atender a la cría, identificarla y llevar a la vaca al corral del ganado fresco. La gran demanda de trabajo les impide esperar con paciencia las diferentes etapas del parto, y en cuanto pueden amarrar las patas del becerro, ejercen tracción. Además, cabe señalar que si se ahoga la cría no reciben un estímulo económico; así que la asis.tencia del parto mediante tracción es la constante en los establos.

Una oportunidad de evitar la asis.tencia incorrecta durante el parto, y con ello disminuir los problemas del puerperio es la atención de los partos por médicos veterinarios. De acuerdo con datos de Estados Unidos, el costo mensual estimado por servicios veterinarios y medicamentos por vaca es de 3.65 dólares (alrededor de 50 pesos); si asumimos que es similar en México, el impacto en el costo de producción de un litro de leche es aproximadamente de 1.3%, es decir, menos de 10 centavos por litro de leche ($5.50, costo de producción). Con estos números, el impacto de tener servicios profesionales en la atención de los partos tendría una re.lación beneficio-costo óptima, ya que aun si se duplicara el gasto por este concepto, sería menor a 20 centavos del costo de producción, lo cual se amortizaría en otros conceptos como: menor gasto en medicamentos, menor eliminación de vacas y mejor atención del neonato.

Patologías del puerperio

Después del parto se presentan algunas patologías que retrasan la involución uterina y, por consiguiente, afectan el intervalo del parto al primer servicio.

Retención de la placenta

La placenta se elimina durante las 12 horas siguientes al parto, la re.tención de la placenta por más de 24 horas se considera una patología. La retención placentaria (RP) es una alteración frecuente del puerperio, la cual debe ser considerada como un signo clínico de diversas condi.ciones que pueden tener su origen en problemas de tipo infeccioso (abortos), metabólico (hipocalcemia, cetosis, síndrome de la vaca gorda), deficiencias nutrimentales (selenio y vitamina E) y errores de manejo (de.masiada intervención en los partos).

La incidencia de RP varía de 5 a 15% y depende, en gran parte, del estado de salud y manejo del hato. La RP es el principal factor de riesgo de las infecciones uterinas (metritis puerperal, metritis, endometritis y endometritis subclínica); también ocasiona un retraso del periodo del parto a la concepción y se asocia con una reducción del porcentaje de concepción en el primer servicio.
En términos económicos, se ha deter.minado que la RP ocasiona importan.tes pérdidas debido principalmente a los costos de los servicios médicos, incremento de la tasa de eliminación y disminución de la fertilidad. Además, las vacas con retención placentaria producen 355 kg menos de leche durante los primeros 60 días, que las vacas que no presentan esta patología. Patogenia La placenta está unida al endometrio mediante las vellosidades coriónicas, las cuales se fijan a las carúnculas (unión carúncula-cotiledón). La unión entre estas estructuras es favoreci.da por colágena y otras proteínas. Antes y durante el parto, se observa un incremento de la actividad de las enzimas proteolíticas (colagenasa, tal vez la más importante), las cuales se encargan de separar el cotiledón de la carúncula. Posteriormente, la placen.ta es eliminada mecánicamente por las contracciones uterinas después de la expulsión del feto. La etiología y patogenia de la reten.ción placentaria no se conoce. Una explicación propuesta consiste en que se debe a una falla de los meca.nismos proteolíticos encargados de separar el cotiledón de la carúncula. Se ha observado que la actividad de la colagenasa en el cotiledón es mayor en las vacas que no retienen placenta que en las que la retienen. Se propone que algunos factores de riesgo de la retención placentaria podrían estar actuando mediante la disminución de la actividad de la colagenasa. Por otra parte, también las condiciones inflamatorias en la unión carúncula-cotiledón de origen infeccioso impiden la separación de la placenta. GI. 

Autor/es: Joel Hernández Cerón*

Continuará… 

Modificado por última vez enLunes, 03 Noviembre 2014 08:10
volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: