Menu

loading...

Engorde estival de novillos en pastoreo sobre sorgos forrajeros con suplementación proteica

Engorde estival de novillos en pastoreo sobre sorgos forrajeros con suplementación proteica

El aumento del precio y renta de la tierra, el creci­miento del área agrícola y forestal y la demanda de carne bovina de calidad por parte de los mercados más exigentes de exportación inciden en la búsqueda de mejora de la productividad y eficiencia de la ganadería, con el objetivo de obtener sistemas pro­ductivos más sostenibles.

 

En este contexto, el primer invierno de vida de los terneros y la recría y el engorde estival de novillos de sobre año han sido identificados como una limitante en la mejora de la productividad de los sistemas ganaderos en particular en las condiciones agroecológicas imperantes en la región del Basalto.

El desarrollo e implementación de estrategias de alimenta­ción y manejo especializadas que potencien la producción y maximicen la eficiencia de la producción de carne bovina, determinan mejoras en la productividad y la eficiencia de la ganadería, disminuyendo la edad de faena (Soares de Lima y Montossi).

Diversos estudios para la región de Basalto se han presen­tado en artículos anteriores de la revista INIA demostrando resultados alentadores de la intensificación de la recría durante el primer invierno de vida de los terneros, a efec­tos de disminuir la edad de faena y obtener un producto final de mayor calidad (canal y carne). Esto ha llevado a que se continúen realizando trabajos de investigación en otras estaciones del año que presentan limitantes para explorar aún más el potencial de crecimiento y engorde de animales en una etapa productiva crítica, como es el caso del verano.

Si bien durante el período estival suele existir una gran variabilidad productiva de forraje, asociada a la variabilidad climática, generalmente disminuye la cantidad y calidad del forraje disponible para los animales. Para levantar estas limitantes existen diferentes alternativas tecnológicas en las cuales viene trabajando el Programa Nacional de Carne y Lana de INIA Tacuarembó, entre otros, la utilización de cultivos forrajeros anuales estivales y la suplementación con granos, subproductos de la agricultura y concentrados elaborados, particularmente proteicos.

Las alternativas forrajeras utilizadas en el estudio que se presenta son el sorgo forrajero azucarado BMR (Sorghum bicolor L. moench) y el sudangrás (Sorghum sudanense). El potencial productivo de los sorgos forrajeros general­mente es muy alto y esto se asocia a un buen manejo agronómico. Sin embargo, el buen aprovechamiento de los mismos depende fundamentalmente del manejo del sistema de pastoreo aplicado al verdeo y a la carga animal utilizada.

 

Engorde estival de novillos en 2

 

El sudangrás presenta características interesantes como recurso forrajero, por ser resistente a la sequía, tener alta capacidad de macollaje y buenas características nutri­cionales. Los sorgos forrajeros azucarados con el gen de nervadura marrón (BMR) le confieren a la planta un menor contenido de lignina y por lo tanto una mayor digestibilidad (Gallarino); sin embargo, presentan menor capacidad de macollaje. La mayor disponibilidad de carbohidratos y mayor digestibilidad de los sorgos azucarados acompa­ñada de un correcto nivel de proteína puede ser utilizada estratégicamente para mejorar la performance individual del animal. En este sentido, se incluyó la suplementa­ción proteica para evaluar su potencial nutricional en la búsqueda de la mejora en las ganancias de peso de los novillos que se encuentran en pleno crecimiento durante el período estival.

CARACTERÍSTICAS DE LOS TRABAJOS DE INVESTIGACIÓN REALIZADOS

Esta línea de trabajo experimental tuvo lugar durante dos años consecutivos en los veranos del 2011/12 y 2013, en la Unidad Experimental “Glencoe” de INIA Tacuarembó, sobre suelos medios a profundos del Basalto. El primer año, el experimento se realizó a partir del 19 de diciembre hasta el 3 de abril (106 días; Año 1) y el segundo año desde el 9 de enero al 7 de marzo (57 días; Año 2).

El objetivo del ensayo fue comparar el efecto de dos alter­nativas forrajeras de verano dentro de los sorgos forrajeros (sorgo forrajero azucarado – BMR vs. sudangrás cv. INIA Comiray) así como la suplementación proteica (con vs. sin suplemento) sobre el crecimiento y engorde y la calidad de la canal y carne de novillos de sobre año durante el periodo estival.

El suplemento proteico utilizado fue expeller de girasol. El valor nutritivo aproximado de este suplemento en Uruguay es: proteína cruda 36,3%, fibra detergente ácida 25,7%, fibra detergente neutra 37,0%, cenizas 7,4% y extracto etéreo 2,3% (Mieres et al.).

La Digestibilidad de la Materia Seca (DMS) fue calculada sobre la base de la fórmula desarrollada por Holland y Kezar: DMS = 88,9 – (%FDA x 0,779).

Tanto para el sorgo azucarado como para el sudangrás, el método de siembra fue directa con un espacio entre hileras de 32 cm y una densidad de siembra de 25 kg/ ha. Para la fertilización inicial se utilizó un fertilizante con aporte de nitrógeno y fósforo a razón de 120 kg/ ha (25-33) y la refertilización, luego de cada período de pastoreo, fue a razón de 50 kg/ha de urea.

Por razones climáticas y de manejo en el segundo año fue necesario realizar una resiembra de los sorgos, motivo por el cual se comenzó más tarde el experimento, con el consecuente menor aprovechamiento del verdeo.

El sistema de pastoreo utilizado fue rotativo, con 3 par­celas, en donde los animales permanecían pastoreando durante 10 días en las parcelas y al retirarse, estas tenían 20 días de descanso. Durante el primer año se realizaron 4 pastoreos y en el segundo año 2.

En ambos casos se utilizaron 40 novillos de la raza Hereford, con una edad aproximada de 15 meses, y un peso vivo promedio al inicio del estudio de 313,3 ± 36,7 kg durante el período 2011/12 y de 295,5 ± 18,4 kg durante el año 2013. Los animales fueron asignados en forma aleatoria a 4 tratamientos (Cuadro 1). La carga animal utilizada fue en ambos años de 7,5 no­villos/ha.

Engorde estival de novillos en 3

 

 

Los animales de los tratamientos que recibían suplemento (tratamientos 2 y 3) eran racionados una vez al día, a primera hora de la mañana, con expeller de girasol a razón del 1% del PV (peso vivo), en forma grupal dentro de cada parcela, en comederos. Adicionalmente, los animales tuvieron acceso ilimitado al consumo de agua y a suplementos minerales en forma de bloques. No fue necesario realizar un período de acostumbramiento al consumo de suplemento ya que los animales provenían de otros experimentos en donde consumían ración.

RESULTADOS DE PASTURAS Y PRODUCCIÓN ANIMAL

Año 1

En el Cuadro 2 se presentan las características principales del forraje ofrecido y remanente por tratamiento para el primer año de estudio y la proporción de forraje utilizado por tratamiento.

Engorde estival de novillos en 4

 

 

Las principales diferencias observadas entre los forrajes ofrecidos es la mayor disponibi­lidad de materia seca promedio a favor del sorgo azucarado durante todo el período de estudio. La materia seca re­manente no presenta grandes diferencias en­tre tratamientos. Estos resultados se reflejan en la proporción de fo­rraje utilizado por parte de los animales, siendo mayor en el sorgo azu­carado. En general, en lo que respecta a la altura del forraje, las mismas son similares al del forraje disponible. En lo que se refiere a PC y DMS se observan valores similares en promedio. Los resultados observados en forraje ofrecido y remanente se re­flejan en los resultados de producción animal (Figura 1 y Cuadro 3), donde se presenta la evolución de peso vivo de los animales y los resultados de producción animal según el trata­miento aplicado para todo el período experimental, respectivamente.

Engorde estival de novillos en 6

 

Como se observa en la Figura 1, los tratamientos suplementados se diferencian de los no suplementados por una mejor evolución del peso vivo, especialmente luego de iniciado el mes de marzo, independiente del forraje utilizado.

 

Engorde estival de novillos en 5

 

El peso vivo al inicio del experimento fue en promedio de 313,3 kg. Las distintas estrategias de alimentación determinaron diferencias en las ga­nancias de peso vivo y por lo tanto en el peso vivo final. Si bien entre los tratamientos que no recibieron suplemento (1 y 4) o los grupos suplementados (2 y 3), no existie­ron diferencias significativas, los animales del tratamiento con sorgo BMR presentaron un peso superior al de los animales que pastorea­ron sudangrás. Estos resultados coinciden con un estudio realizado por Rovira y Echeverría., los cuales utilizaron una carga animal menor (6 novillos/ha).

Engorde estival de novillos en 7

 

Las medidas realizadas a nivel del área de ojo del bife a través del método de ultrasonografía no pre­sentaron diferencias al final del período de estudio. Sin embargo, las medidas tomadas de cobertura de grasa (es­pesor de grasa subcutánea y a nivel del cuadril-P8) fueron superiores en los tratamientos que recibieron suplemento en comparación a los que se encontraron pastoreando únicamente. Debido a las ganancias de peso vivo que se obtuvieron, se alcanzaron muy buenas productividades por unidad de superficie (kg de PV producidos por hectárea) al final de la evaluación, con una eficiencia de conversión del alimento moderada a alta con respecto al testigo.

Año 2

Las características de altura y forraje ofrecido y remanente por tratamiento para el segundo año de estudio se pre­sentan en el Cuadro 4.

 

Engorde estival de novillos en 9

 

Durante el segun­do año, el inicio del experimento fue más tardío y tuvo una impor­tante disponibi­lidad de materia seca.

Nuevamente en este año se ob­servó una mayor disponibilidad de forraje ofrecido y de rechazo a favor de los sorgos azucarados. Sin embargo, no se detectaron diferencias sustanciales en proporciones de componentes morfológicos de forraje utilizado vía el estudio de la compo­sición botánica, así como en el valor nutritivo del forraje ofrecido.

Los porcentajes de utilización del forraje del sorgo azucarado en este segundo año fueron notoriamente menores, probable­mente debido a la alta disponibilidad de forraje/ha y a dificultades en el manejo de pas­toreo asociado a las altas tasas de crecimiento de materia seca/ ha/día observadas.

Este año también se observó que los trata­mientos suplementados evolucionaron mejor en términos de peso vivo (Figura 2), comenzando a verse estas diferencias principalmente a partir del mes de febrero.

Engorde estival de novillos en 8

 

En este segundo año de evaluación, los animales co­menzaron con un peso vivo promedio de 295,4 kg y las ganancias fueron superiores a las del año 1. Al final del período de estudio se observó un efecto significativo al agregado de suplemento, alcanzando una ganancia de un kilo diario en los tratamientos que lo recibieron (Cuadro 5). Las medidas tomadas por ultrasonografía no presentaron diferencias significativas, sin embargo, se observa una tendencia a un mayor engrasamiento subcutáneo en los tratamientos que recibieron suplemento.

Engorde estival de novillos en 10

Las eficiencias de conversión fueron similares a las del año 2012, ya que la respuesta a la suplementación con respecto al tratamiento testigo se comportó de forma si­milar. La producción de peso vivo por unidad de superficie fue superior en los tratamientos que recibieron expeller de girasol con respecto al testigo solo a pastoreo, indepen­diente del tipo de sorgo utilizado.

CONSIDERACIONES FINALES

Las diferencias observadas a nivel del forraje entre años permite concluir que ambas opciones forrajeras tienen un alto potencial productivo de forraje/ha, destacando la importancia de un adecuado manejo agronómico del verdeo (particularmente la fecha temprana de siembra), lo cual es fundamental para lograr un mayor período de utilización y así lograr buenos resultados productivos a nivel de la recría y engorde de novillos de sobre año. Esta opción forrajera se adapta a las condiciones agroecoló­gicas del Basalto, particularmente en suelos profundos, recomendándose la siembra temprana y buenos niveles de fertilización, particularmente de nitrógeno.

El sorgo azucarado permitió obtener una mayor dispo­nibilidad promedio de forraje que el sudangras durante todo el período de pastoreo, y ello repercutió en la mayor ganancia diaria de PV y mayor productividad por unidad de superficie.

En animales en activo crecimiento, con importantes de­mandas de energía y proteína para lograr ganancias su­periores a los 400 a 600 g/día, la suplementación proteica utilizada (al 1% del PV), mejora las ganancias de peso de los novillos sobre sorgos en pastoreo.

Esta estrategia permite alcanzar ganancias potenciales de 1 kilo por día, con el consecuente aumento en la pro­ducción/ha. Este beneficio se observa particularmente en etapas muy avanzadas del cultivo, cuando comienza a perder valor nutricional, por lo cual es recomendable su uso concentrado en esta “ventana” de oportunidad. La eficiencia de conversión del suplemento en peso vivo adi­cional es de 10-11 a 1, sin grandes variaciones asociadas al tipo de sorgo utilizado.

Con cargas de 7,5 novillos/ha de 15 meses de edad y un peso vivo inicial de aproximadamente 300 kg, la informa­ción presentada nos muestra que se puede alcanzar una productividad de 277 a 381 kg PV/ha durante el período estival sobre esta base forrajera y sin el uso de suplemento. Con el uso de expeller de girasol, la producción de peso vivo puede alcanzar niveles de 457 a 606 kg PV/ha en un período corto de tiempo (2 a 3 meses).

Si bien biológicamente se justificaría la utilización de ex­peller de girasol en estas condiciones productivas, a los precios actuales de insumos y productos, no se justificaría económicamente su implementación. Esto ha llevado a plantearnos nuevas alternativas tecnológicas para la mejo­ra económica a la respuesta de esta tecnología, incluyendo el estudio de diferentes combinaciones y proporciones de suplementos. Esta información se compartirá en futuras ediciones de esta revista.

En un contexto de una recría acelerada (novillo de 15 meses con 300 kg), el uso de una alimentación estratégica de verano con sorgos de pastoreo a alta carga permiten in­tensificar el sistema productivo, aumentando la producción de carne por unidad de superficie y permitiendo además una disminución de la edad de faena, lo que mejora la calidad del producto (canal y carne). GI

 

 

 

 


 

Autor/es: Ing. Agr. Ximena Lagomarsino, Ing. Agr. (PhD) Fabio Montossi. Programa Nacional de Producción de Carne y Lana

Modificado por última vez enMiércoles, 20 Abril 2016 11:33
volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: