Menu

loading...

Existen alternativas a la lactosa

Actualmente hay muchos casos de intolerancia, por eso te decimos cuáles pueden ser tus opciones para evitarla.


 

Las personas que tienen intolerancia a la lactosa no pueden digerir el azúcar (lactosa) que se encuentra en la leche. Como resultado presentan diarrea, gases e hinchazón después de comer o beber productos lácteos. Esta afección, que también se llama «absorción insuficiente de la lactosa », suele ser inofensiva, pero sus síntomas pueden ser desagradables.

Por lo general, se debe a la deficiencia de lactasa, una enzima que se produce en el intestino delgado. Muchas personas tienen niveles bajos de lactasa, pero pueden digerir los productos lácteos sin problemas. Si realmente tienes intolerancia a la lactosa, la deficiencia de lactasa te genera síntomas después de consumir alimentos lácteos.

FACTORES DE RIESGO
Los siguientes son factores que pueden hacer que tú o tu hijo sean más propensos a padecer intolerancia a la lactosa:

EDAD AVANZADA
• La intolerancia a la lactosa suele aparecer en la edad adulta. Esta afección es poco frecuente en bebés y en niños pequeños.

ORIGEN ÉTNICO
• La intolerancia a la lactosa es más frecuente en personas de origen africano, asiático, hispano o nativo americano.

NACIMIENTO PREMATURO
• Los bebés prematuros pueden tener niveles reducidos de lactasa, debido a que el intestino delgado no genera células productoras de lactasa hasta fines del tercer trimestre.

ENFERMEDADES
• Afectan el intestino delgado, algunos de los problemas del intestino delgado que pueden provocar intolerancia a la lactosa son el crecimiento bacteriano excesivo, la celiaquía y la enfermedad de Crohn.

SÍNTOMAS 
Los signos y síntomas de la intolerancia a la lactosa suelen comenzar entre 30 minutos y dos horas después de haber comido o bebido alimentos que contienen lactosa.

Los siguientes son signos y síntomas frecuentes:

• DIARREA
• NÁUSEAS
• A VECES, VÓMITOS
• CÓLICOS
• HINCHAZÓN
• GASES.

LOS SUSTITUTOS A LA LACTOSA

LECHE DE SOJA
La leche de soja es uno de los sustitutos de la leche más populares, ya que es la única legumbre que contiene todos los aminoácidos esenciales para el cuerpo, así como lecitina.

LECHE DE COCO
La leche de coco no contiene mucha fructosa ni glucosa, y presenta un contenido en azúcar de apenas un 2%. Por el contrario, es rico en vitaminas y minerales.

LECHE DE AVENA
Entre los beneficios de la leche de avena destacan su alto contenido en fibra, proteínas, y vitamina B.

LECHE DE ALMENDRAS
La leche de almendras es uno de os pocos sustitutos de la leche de vaca que presenta su misma consistencia. Además, conserva todas las propiedades de los frutos secos; no aporta colesterol y es rica en proteínas, omega 3, zinc, hierro y potasio, entre otros nutrientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Tabasco Hoy 

Leer más ...

30 por ciento de los mexicanos padece intolerancia a la lactosa

La intolerancia no sólo está condicionada a la mala digestión de lactosa, sino a los otros contenidos que pueda tener la leche
 

 

Hoy en día un 30 por ciento de mexicanos padece insuficiencia de lactasa -enzima que metaboliza la lactosa-, lo que provoca molestias al sistema digestivo, pues evita metabolizar la lactosa (azúcar de la leche) y, por ende, absorberla.

Sin embargo, las molestias que esto ocasiona pueden o no asociarse a la intolerancia. Es decir, una persona puede absorber mal, pero tolerar la lactosa, sobre todo cuando se consume en pequeñas cantidades.

Por tanto, la intolerancia no sólo está condicionada a la mala digestión de lactosa, sino a los otros contenidos que pueda tener la leche.

De acuerdo con el doctor Luis Federico Uscanga Domínguez, jefe del departamento de Gastroentología del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), la intolerancia es una molestia que se le atribuye a un producto, mientras que la “absorción deficiente” se refiere a la capacidad que se tiene para poder absorberlo.

“Pero hay que tener cuidado, la insuficiencia de lactasa comúnmente se asocia a otras enfermedades. Ser absorbedores deficientes de lactosa no nos exime de tener un cáncer de colon, úlcera duodenal, una enfermedad por reflujo, una colitis ulcerativa, una colitis inflamatoria o infecciosa”, refirió Uscanga Domínguez, quien también es profesor de Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Vanguardia.com.mx

Leer más ...

¿Cómo saber si mi hijo es intolerante a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es un trastorno más común de lo que se cree. Una vez diagnosticado, el paciente deberá cambiar sus hábitos alimenticios para poder tener una mejor calidad de vida.


 

El niño intolerante a la lactosa es aquel cuyo organismo no produce la enzima lactasa. Esta enzima permite procesar y asimilar de manera correcta la lactosa que contienen los alimentos que ingerimos. La lactosa, también conocida como “el azúcar de la leche”, está presente en la leche producida por mamíferos hembras.

La lactosa ayuda a la correcta absorción del calcio y promueve la mineralización de los huesos. Los alimentos derivados de los lácteos contienen lactosa, entre los cuales se encuentran la leche, el yogurt, los helados, la mantequilla y los quesos.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es una condición que se presenta después de ingerirla. El organismo al no producir lactasa, no absorbe la lactosa de manera eficiente. Por lo tanto, el azúcar llega al colon y es fermentado por las bacterias que allí residen, provocando gases, dolores abdominales, vómitos, estreñimiento y, en otros casos, diarrea.

Aún cuando este trastorno no produce daños en el tracto gastrointestinal, el niño intolerante a la lactosa puede presentar los referidos malestares y sentirse muy mal. Es importante mencionar que los síntomas de la intolerancia a la lactosa y las alergias son parecidos.

Alimentos lácteos.

Por esta razón, puede resultar difícil determinar qué afección está padeciendo el niño. Aunque los síntomas pueden variar dependiendo de la edad del pequeño.

¿Cómo saber si mi hijo es intolerante a la lactosa?

La presencia recurrente de los síntomas mencionados anteriormente puede indicar que se tiene este padecimiento, aunque existen otras condiciones clínicas con sintomatología similar a la intolerancia a la lactosa. En función de esto, es importante hablar con el pediatra para que realice las siguientes pruebas que confirmen el diagnóstico.

Prueba de tolerancia a la lactosa

Esta prueba se basa en medir la glucosa presente en la sangre después de haber ingerido lactosa. Si los niveles de glucosa no se alteran ni se elevan, queda claro que no se está absorbiendo la lactosa adecuadamente.

Prueba respiratoria

Para realizar esta prueba, es necesario que el paciente haya ingerido alimentos con un alto contenido de lactosa. El médico mide el aumento del hidrógeno que solemos eliminar por los pulmones, en pequeñas cantidades y en intervalos regulares. Si las cantidades exhaladas superan los niveles normales, la prueba se determinará como positiva.

Exámenes de hecesSe procede a identificar la acidez en las heces cuando los niños son muy pequeños y se dificulta la aplicación de las pruebas anteriores. La lactosa no digerida se fermenta y produce ácido láctico, uno de los ácidos que se puede detectar en las heces del pequeño.

¿Cómo ayudar a tu hijo si es intolerante a la lactosa?

Si tu hijo ha sido diagnosticado como intolerante a la lactosa, debes evitar proporcionarle alimentos que la contengan. Puedes planificar su alimentación tomando en cuenta las siguientes recomendaciones:

El yogur es fácil de digerir, ya que contiene bacterias sanas que fabrican la enzima lactasa.

Alimentos como el tofu, las verduras de hoja verde, la leche sin lactosa o de soja y los zumos enriquecidos con calcio constituyen una buena elección.

El pediatra puede indicar un suplemento adecuado para tu hijo si comprueba que no está ingiriendo la suficiente cantidad de calcio.

Alimentos ricos en calcio que no contienen lactosa pueden ser una gran opción para tu hijos, entre los cuales se encuentran la espinaca, el salmón, las naranjas y los panes fortificados.

¿Cómo tratar la intolerancia a la lactosa en los niños?

Ya que este padecimiento es una condición de vida, el único tratamiento efectivo es la prevención. Una dieta equilibrada que sustituya las carencias de calcio y otros nutrientes que proporciona la leche, tal como la vitamina D, será de gran beneficio para la salud de tu hijo.

Alimentos sin lactosa.

Resulta prudente determinar el grado de intolerancia a la lactosa que presenta tu hijo y tomar las previsiones que se ajusten al caso. Muchos alimentos no derivados de la leche contienen lactosa en su composición, tales como los postres, las salsas, las sopas y los caramelos.

Actualmente, existen medicamentos para reponer la lactasa en pacientes con esta deficiencia. Estos vienen en diversas presentaciones, tales como cápsulas, polvo o jarabe. Su ingesta antes de las comidas ayuda a tener una mejor digestión de los lácteos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: El Mercurio Online 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: