Menu

loading...

Reticuloperitonitis a cuerpo extraño (Segunda parte)

  Sanidad:  

Ecografía
Al contrario de la radiografía, la ecografía proporciona una información más precisa del contorno del retículo y de la motilidad retículo. En los animales con alteración de la motilidad reticular, las contracciones bifásicas son más lentas o indistinguibles, y también está disminuido su número. El material fibrinoso aparece como depósitos ecogénicos y en ocasiones se acompaña de líquido hipoecogénico. Los abscesos reticulares presentan una cápsula ecogénica con un centro hipoecogénico (8).

reti1

Radiografía
Las radiografías del retículo se limitan a centros de referencia. Se realizan con los animales de pie y permiten la detección de un cuerpo extraño metálico y la determinación de su colocación dentro o fuera del retículo. Incluyen presencia o ausencia de un cuerpo extraño, posición de este, presencia de sombras de gases focales o interfases de gas-líquido cerca del retículo y la forma, tamaño y posición del retículo. De estos parámetros la colocación del cuerpo extraño es el indicador más fiable para el diagnóstico de reticuloperitonitis traumática (11).
Laparotomía exploratoria
La laparotomía exploratoria en el bovino es una técnica quirúrgica sencilla, económica, rápida y segura para llegar a un diagnóstico y/o tratamiento más aún teniendo en cuenta el valor económico de los bovinos y los lugares en que se crían, muchas veces no es fácil realizar el diagnóstico con aparatos de Rayos X o ecógrafos (7).

Abdominocentesis y líquido peritoneal
La exploración citológica del líquido peritoneal es útil para realizar el diagnóstico definitivo de peritonitis. El lado derecho, justo craneal a la ubre es el sitio preferido pues evita el estómago y el epiplón (11). El análisis de laboratorio del líquido peritoneal consiste en la determinación del número de leucocitos total y su fórmula, la valoración de las proteínas totales y el cultivo de patógenos. La interpretación puede no ser satisfactoria. Un recuento de células nucleadas mayor de 6000/uL y un contenido proteico de más de 3 g/ dL se obtiene en el 80% de los casos. En la valoración de la fórmula, recuentos relativos de neutrófilos mayores del 40% y de eosinófilos menores del 10% se asocian a menudo al diagnóstico de peritonitis (8).

Detección de metales
Los detectores electrónicos de metales pueden identificar el objeto en el retículo, pero no distinguen entre los cuerpo extraños perforantes y los que no lo son (11). Los cuerpo extraños de material ferroso se pueden detectar mediante estos dispositivos, pero su utilidad es limitada debido a que la mayor parte del ganado vacuno de leche normal presenta positividad para metal sobre la zona reticular (8).

TRATAMIENTO
La elección del tratamiento depende del valor económico del animal y de la gravedad del proceso o grado de afección. La práctica más recomendada es aplicar un tratamiento conservativo y en caso de no lograr mejoría en 3 días considerar el tratamiento quirúrgico (3). Cualquiera de los dos enfoques mejora las posibilidades de recuperación, que aumentan de entre 60% en los casos no tratados, al 80-90% (6).

Tratamiento conservador
El tratamiento conservador incluye la inmovilización del animal en plano inclinado, la administración de antibióticos para luchar contra la infección y posiblemente la administración oral de un imán para inmovilizar el cuerpo extraño metálico. La vaca puesta en un corral pequeño o atada no se debe mover en varios días, esta inmovilización facilita la formación de adherencias (8).
La administración de antibióticos se realiza para controlar la peritonitis y la aplicación de un imán para evitar la recidiva. Debido a la variada flora bacteriana entérica presente en la lesión, se deben usar antibióticos de amplio espectro, como oxitetraciclina. El uso de penicilina está muy extendido y es eficaz en muchos casos a pesar de su espectro limitado (6). El efecto general parece ser bueno y se obtienen elevadas tasas de recuperación mediante la administración parenteral de antimicrobianos en combinación con inmovilización, siempre que el tratamiento se inicie durante las fases iniciales de la enfermedad (8).
La administración oral de un imán puede retirar el cuerpo extraño si está introducido de forma débil pero es poco probable que lo extraiga si está firmemente introducido, aunque puede impedir su avance (3). Colocar a la vaca en un plano inclinado es mucho mejor y debe hacerse durante 15 días, asegurando una cobertura con antibióticos durante mínimo 7 días. En el plano inclinado los miembros anteriores de la vaca deben estar unos 20 cm más altos que los posteriores. Es importante mantener el piso del plano inclinado seco y con buena cama, a fin de evitar casos de mastitis que, de otro modo, suelen ocurrir.

Tratamiento quirúrgico
La cirugía consiste en efectuar una rumenotomía y extraer manualmente el objeto u objetos. Si un absceso se encuentra adherido al retículo, debe aspirarse una muestra de su contenido para confirmar que es un absceso y luego drenarlo hacia el retículo (6).
Como se menciona anteriormente los resultados favorables se obtienen en el 80 a 90% de los animales, en comparación con el 60% de los animales que no han sido sometidos a ningún tratamiento. La falta de mejoría suele deberse a la afección de otros órganos, a la presentación de una peritonitis difusa, a la perforación persistente del cuerpo extraño con abscesos reticulares, o, de manera infrecuente, a la peritonitis generalizada (8).
Los casos de reticuloperitonitis traumática crónica se tratan mejor con rumenotomía, debido a la probabilidad de que el cuerpo extraño esté encapsulado en la pared. La peritonitis difusa aguda es de gran mortalidad pero el tratamiento enérgico con antibióticos de amplio espectro puede lograr la recuperación en gran proporción de casos (8).

PREVENCIÓN
Evitar la presencia de cuerpos metálicos en los alimentos para el ganado. Esto se consigue utilizando cuerdas de plástico (polipropileno) para empacar el heno y la paja y mediante la colocación de imanes en un punto en el que tengan que pasar todos los alimentos procesados (3).

La instalación de grandes imanes en los equipos de manipulación de alimentos y la administración profiláctica de imanes en el estómago anterior a todos los animales a los 6-8 meses de edad evita casi todos los casos causados por objetos susceptibles de imantación (11). En la administración de imanes por vía oral a los animales, los imanes se localizan en el retículo al cabo de unos cuantos días, y pueden permanecer en esta localización de manera indefinida manteniendo su efecto magnético. Los imanes fijan los cuerpos extraños e impiden que atraviesen la pared del retículo con tanta facilidad como cuando están libres. El extenso uso profiláctico de estos imanes reduce la incidencia de este proceso en un 90-98% (8).

Proveer de sales minerales al ganado para evitar que éste presente deficiencia de minerales e ingiera objetos de manera voluntaria. El no recomendar la administración oral de imán para todas las vacas valiosas representa negligencia, por lo que la pérdida de una sola vaca lechera valiosa a causa de reticuloperitonitis traumática es imperdonable (4).

Leer más ...

Reticuloperitonitis a cuerpo extraño

  Sanidad:  

HISTORIA

Doctor, lo llamo porque mi vaca “paquita”

que parió hace una semana, se encuentra francamente mal.

No se mueve con normalidad permanece

parada mucho tiempo, su producción

de leche estaba en 30 litros ayer y hoy sólo ha dado 4 litros, no come no rumia y le he tomado la temperatura

y está en 41º C (a las 6 AM), tiene el lomo arqueado, ante esto se ha aplicado dos litros de dextrosa al 50% y antibiótico de amplio espectro sin mejora al momento, esta vaca vive en su corral en donde le administramos

chala picada y el concentrado comprado en un molino de la zona. Cuando la obligamos a moverse se queja como si le doliera algo.

Definición

Este proceso tiene lugar cuando un cuerpo extraño, metálico o no, de naturaleza puntiaguda se aloja en el interior del retículo y, como consecuencia de los movimientos de éste, acaba perforando su pared. Este hecho conduce a la inflamación e infección de la zona afectada. El proceso inflamatorio y el dolor que se generan provocan hipomotilidad del rumen, interrupción parcial de flujo alimenticio y anorexia. Esta patología tiene varios sinónimos: Vaca clavada, gastritis traumática, reticulitis traumática,

hardware disease.

ETIOLOGÍA

Bajo condiciones normales la vaca ingiere objetos metálicos (mezclados con el Reticuloperitonitis a cuerpo extraño Alfredo Delgado, M.V., MSc(*) Milena Montenegro, MV(**) Rocío Sandoval, MV(*) alimento), como clavos o pedazos de alambre, que entran directamente en el rumen y luego pasan al retículo, y se ubican en la parte craneoventral del retículo, por las contracciones ruminales (6). Algunas encuestas en mataderos han demostrado que más del 50% del ganado contiene objetos extraños de metal, madera o piedra en el retículo.

Los cuerpos extraños metálicos encontrados, por orden decreciente, son: alambres y clavos de longitud y espesor variable, agujas hipodérmicas,

ganchitos, agujas de coser y bordar, alfileres, hojas de tijeras o tijeras enteras, hojas de cuchillo, navajas pequeñas abiertas, etc. A la conducta de ingestión del bovino además de la deglución accidental de objetos metálicos, pueden asociarse enfermedades que producen pica, como déficit de fósforo.

reticulo1

EPIDEMIOLOGÍA

Incidencia

El ganado vacuno de leche adulto es el que se afecta con mayor frecuencia,

pero también las crías y los animales

jóvenes, tanto de carne como lecheros, así como las ovejas y cabras pueden sufrir este proceso, pero la incidencia es baja. En una serie de 1400 necropsias realizadas, el 93% de los casos eran reses mayores a 2 años, con un 87% en ganado lechero. A pesar de ser una de las enfermedades

más antiguas identificadas en las vacas todavía se presenta con frecuencia relativamente alta en la explotación lechera moderna.

Factores de riesgo

Uno de los factores de riesgo en vacas es la falta de discriminación bucal de los objetos que pueda haber

en el alimento que no mastican completamente antes de deglutir. La enfermedad es común cuando se prepara ensilado y heno procedente de campos que contienen cercas alambradas, alambre para fardos. Los insumos para el concentrado también suelen contener cuerpos extraños debido al manejo e incorporación accidental de metales.

Otro factor que permite la deglución de cuerpos extraños es la anatomía de la lengua que posee superficie rugosa favorecida además por la dirección caudal de las papilas que hace que la expulsión de los cuerpos

extraños de la boca sea difícil. La anatomía del retículo permite la retención del cuerpo extraño ya que el orificio retículo-omasal se eleva por encima del suelo de la víscera, lo que tiende a retener objetos pesados en este compartimento, donde además la mucosa en forma de panal de abeja actúa como trampa para los objetos afilados. Además de la anatomía del retículo las contracciones reticulares promueven la penetración de la pared por el objeto extraño. La compresión ruminorreticular por acción del útero al final de la preñez y el esfuerzo durante el parto aumentan la probabilidad de una penetración inicial del retículo y también pueden interrumpir adherencias causadas por una penetración anterior. La progresión del cuerpo extraño se ve favorecido por: el aumento de la presión intra abdominal; los movimientos rítmicos del diafragma; las contracciones violentas de los músculos de las paredes abdominales que se dan en un mal transporte de los animales, en el empadre al realizar los toros el acto del salto en vacas en celo.

 

IMPORTANCIA ECONÓMICA

La enfermedad es de gran importancia

económica debido a la pérdida de la producción que causa y al alto índice de mortalidad. Muchos casos no se reconocen, y muchos otros muestran recuperación espontánea. En los países industrializados, probablemente

existan cuerpos extraños metálicos en el retículo de incluso el 90 % de los bovinos normales, y pueden existir lesiones traumáticas residuales incluso en el 70 % de las vacas lecheras. De los animales que aparecen clínicamente enfermos, cerca del 25% sufre complicaciones incurables. Puede esperarse que el otro 75% se recupere por completo con tratamiento conservador o mediante

alguna intervención quirúrgica convencional.

PATOGENIA

Ingestión de cuerpo extraño

Los hábitos de alimentación indiscriminada

del ganado bovino conducen al consumo accidental de cuerposextraños. Los que tienen alta densidad específica se asientan inicialmente en la parte baja del rumen. Los posteriores ciclos de contracción del estómago anterior mueven esos objetos desde el rumen al retículo, donde a causa del peso de los objetos se hunden hasta llegar al piso del mismo. Los objetos extraños que se quedan en la región superior del esófago pueden causar obstrucción, o en el surco esofágico y causar vómito, pero en la mayor parte de los casos pasan al retículo, donde pueden permanecer sin consecuencias o fijarse a las paredes.

Perforación del retículo

La penetración se produce como resultado de las contracciones ruminales

y reticulares y es favorecido por la estructura en celdillas de la mucosa reticular. Al entrar en la pared del retículo

el alambre podrá continuar hasta alcanzar el peritoneo. La mayor parte de las perforaciones se producen en la parte inferior de la pared craneal del retículo, con la posible excepción de las que se producen lateralmente en dirección hacia el bazo y medialmente hacia el hígado.

En casos de perforación se desarrolla inflamación en las capas perforadas del retículo, el animal manifiesta dolores locales débiles y que a la palpación se reconocen como un engrosamiento local de las celdillas del retículo: Reticulitis traumática simple. Si el cuerpo extraño regresa al lumen del retículo, la herida cicatriza en poco tiempo. El cuerpo extraño puede quedar allí descomponiéndose paulatinamente, puede ser expulsado por el intestino o con la rumia o puede lesionar nuevamente la pared.

En conclusión, el objeto extraño puede penetrar en la pared del retículo

con sólo inflamación intramural; perforar la pared del retículo, penetrar en la cavidad peritoneal y crear una peritonitis localizada, o por último migrar en las cavidades peritoneales y torácicas. Si existiera un imán en la cavidad reticular el cuerpo extraño podría fijarse a él sin causar enfermedad

clínica.

Peritonitis local aguda

La reacción inicial a la perforación es la de una peritonitis local aguda, y en casos provocados experimentalmente

el cuadro clínico comienza unas 24 horas después de la penetración. El escape de líquido ruminal con microorganismos propios del rumen y sumado a esto los patógenos traídos

por el cuerpo extraño generan un cuadro infeccioso-inflamatorio. Si el cuerpo extraño se desprende y permanece en la cavidad reticular es posible la curación espontánea.

Esta intensa respuesta inflamatoria aguda incluye degranulación de células cebadas peritoneales con liberación de sustancias vasoactivas. Así se crea un flujo neto de líquido rico en complemento y opsoninas séricas que pueden unirse a las bacterias. El epiplón contribuye al mecanismo de defensa mediante adhesión a un área infectada o dañada para separar el sitio del problema. Finalmente, el rápido

movimiento de neutrófilos, y más tarde, de macrófagos, es también un mecanismo importante de control de la infección.

Según la gravedad de la peritonitis, la parte ventral del retículo presenta distintos grados de adherencia al suelo abdominal y al diafragma. La peritonitis local persistente, con o sin absceso, da lugar a una disminución de la motilidad del complejo reticulorruminal,

inapetencia o anorexia, apetito

caprichoso, timpanismo ruminal crónico, febrícula persistente, dolor abdominal en la palpación profunda y alteraciones en las heces y hemograma.

La inmovilización del retículo altera su función de eliminación, con defecación de heces muy fragmentadas

caracterizadas por un aumento en la proporción de partículas de gran tamaño. La ecografía en estos casos revela que las contracciones bifásicas del retículo son más lentas de lo normal, o ineficaces y que su número esta disminuido.

Peritonitis generalizada o difusa

La diseminación de la inflamación con aparición de peritonitis generalizada puede tener lugar en las vacas que paren en el momento de la perforación,

así como en el ganado obligado a realizar ejercicio. La peritonitis generalizada

da lugar a toxemia, estasis en el sistema digestivo, deshidratación y shock. En la peritonitis séptica difusa aguda se observan comúnmente hipovolemia, hipoproteinemia, bacteriemia

o septicemia y toxemia.

COMPLICACIONES

Entre las complicaciones más frecuentes

que se tienen: pericarditis traumática, indigestión vagal, hernia diafragmática y los abscesos traumáticos

del bazo y del hígado. El objeto puede penetrar el diafragma y entrar en la cavidad torácica (causando pleuritis y algunas veces neumonitis) y en el saco pericárdico (causando pericarditis, algunas veces seguida de miocarditis, endocarditis y septicemia).

En ocasiones, el hígado o el bazo pueden ser perforados y se infectan, lo que resulta en formación de abscesos o incluso puede desarrollarse septicemia.

SIGNOS CLÍNICOS

Una vez que un cuerpo extraño metálico

perfora la pared del retículo, se manifiestan los signos clínicos. Estos signos son sumamente variables y están

influidos por la región anatómica y por la profundidad de la perforación; por la lesión asociada de vísceras abdominales o torácicas; por las características físicas del objeto punzante;

y por el estado de gestación o de lactación de la vaca afectada.

Peritonitis local aguda

De manera característica, el comienzo

es brusco, con anorexia completa y notable descenso de la producción láctea, generalmente hasta sólo un tercio o menos de la producción normal. Estas alteraciones tienen lugar en un periodo de 12 horas y es típico su inicio súbito. En la mayor parte de los casos se reconoce dolor abdominal subagudo.

El ganado bovino afectado puede estar erguido con el lomo arqueado o resistirse a la flexión ventral del lomo con presión ventral en la cruz. Algunas

reses mugen espontáneamente cuando se les fuerza a moverse o al defecar u orinar. Puede observarse taquicardia, rechazo a moverse o a tumbarse, estreñimiento o codos abiertos (en abducción). También fiebre

(39.4 a 40.5 °C), expresión angustiada,

rumen con motilidad disminuida acompañada, o no, de timpanismo ligero, heces de consistencia casi normales,

y dolor abdominal localizado en el abdomen craneal ventral, cerca del apéndice xifoides. La frecuencia respiratoria generalmente es superficial

y rápida. Estos signos típicos remiten a menudo en 1 o 2 días, lo que dificulta el diagnóstico.

Peritonitis local crónica

Las vacas afectadas con peritonitis crónica localizada tienen pérdida de peso, pelo enfermizo, anorexiaintermitente, producción de leche disminuida, modificación de la consistencia

de las heces, y disfunción del rumen con o sin timpanismo ligero. Estas vacas pueden adoptar postura arqueada y manifestar dolor abdominal detectable.

La ingestión de alimentos y las heces están reducidas y presentan un aumento de la cantidad de partículas no digeridas, y la producción láctea permanece baja. Los signos de dolor abdominal craneal se hacen menos evidentes y la temperatura rectal habitualmente

vuelve a la normalidad a medida que la inflamación aguda se abate y la contaminación peritoneal es encapsulada. Algunos animales padecen una indigestión vagal crónica,

posiblemente debida a adherencias que se forman después de la perforación por el cuerpo extraño, particularmente las localizadas en el retículo ventromedial.

Peritonitis difusa aguda

El desarrollo de una peritonitis difusa aguda se manifiesta por la aparición de toxemia profunda después de 24-48 horas de haberse producido la peritonitis local. Los movimientos digestivos cesan por completo, la depresión es acentuada y la temperatura

puede ser un poco superior a la normal o incluso puede ser menor de lo normal en los casos graves, especialmente

los que se presentan poco después del parto. La frecuencia del pulso se eleva a 100-120 pulsaciones/

minuto, y es posible provocar un quejido de dolor mediante la palpación

de cualquier punto de la pared abdominal. Por lo común, esta fase va seguida de otra de colapso rápido e insuficiencia circulatoria periférica en la que, por contraste, todas las respuestas

dolorosas han desparecido. La fase terminal se caracteriza por postración en decúbito y depresión del animal.

DIAGNÓSTICO

Es importante el diagnóstico diferencial de otras enfermedades caracterizadas por estasis del tracto gastrointestinal, ya que sus síntomas son similares. El quejido característico se puede provocar de distintas maneras, especialmente mediante las pruebas de dolor para el cuerpo extraño. Se obtienen mejores resultados auscultando simultáneamente con el estetoscopio la laringe o palpando con la palma de la mano vibraciones laríngeas.

Puede basarse en la historia, si se dispone de ella, y los hallazgos clínicos, si el animal se examina en las fases iniciales. Si no se cuenta con una historia fidedigna y si la afección ha estado presente durante varios días o más, el diagnóstico es más difícil.

Prueba del pellizco

Normalmente, al pellizco de la cruz de los bovinos arquean el dorso hacia abajo, esto produce una desituación de los órganos del abdomen pero sin causar molestias en el animal. Un bovino con reticuloperitonitis traumática

al ser pellizcado siente dolor porque el retículo y el peritoneo están dañados, en ese momento emite un quejido que se escucha como una espiración entrecortada, la presencia de este sonido indica que la prueba es positiva. Para realizar esta prueba es bueno colocar la mano a la altura de la cruz, de manera que nuestra maniobra no resulte sorpresiva para el paciente. Si es necesario repetir la prueba, debemos esperar que el paciente recobre la posición original. Casi siempre se requiere hacer la prueba varias veces para evaluar detenidamente un caso de reticuloperitonitis

traumática. (Foto 1)

Prueba del palo

Consiste en colocar un palo de 2 a 3 m, a uno o dos palmos detrás del apéndice xifoides, en posición perpendicular y debajo del bovino, de manera que el centro del palo quede caudal a la apófisis xifoidea del esternón para explorar la zona de proyección del retículo; el palodeber ser mantenido en contacto con el paciente por dos ayudantes y teniendo cuidado de no tocar huesos costales. Ubicado el palo, el clínico se coloca delante del animal, pegándose a las fosas nasales del paciente y da la orden de levantar el palo, los ayudantes

deben elevar y bajar el palo en un movimiento, el clínico determina si hay quejido o no, si lo hay, la prueba es positiva.

Cuando accidentalmente tocamos las costillas durante esta maniobra, el animal siente mucho dolor y emite un gemido lo que da una lectura falsa a la prueba e induce a error en el diagnóstico. Otro error común es el realizar la prueba con el palo en posición más caudal, de manera que no se está explorando el retículo sino otro órgano. (Foto 2)

Percusión dolorosa o prueba del puño

Consiste en realizar una palpación profunda con el puño, para esto el clínico se coloca al lado izquierdo del bovino y coloca el codo sobre la rodilla flexionada con el pie en el suelo, de manera que el puño queda en la zona de proyección del retículo, la que está en el ángulo formado por la línea media ventral y el arco costal izquierdo. En esta posición se eleva el talón de manera que lleve el puño a dorsal, presionando el retículo, si el paciente tiene reticuloperitonitis por cuerpo extraño emitirá un quejido lo que significa que la prueba es positiva.

(Foto 3)

Hemograma

El recuento leucocitario y la fórmula proporcionan datos útiles para establecer

el diagnóstico y el pronóstico de este proceso. La fórmula leucocitaria

suele ser más indicativa en la peritonitis aguda que el recuento total. En la peritonitis local aguda hay generalmente neutrofilia (más de 400 neutrófilos maduros/uL) y desviación

a la izquierda, esto permanece hasta el tercer día y se normaliza en casos no complicados. En los casos crónicos, las cifras no se normalizan por completo durante varios días o periodos mayores y suele encontrarse leucocitosis moderada, neutrofilia y monocitosis. En los casos de peritonitis

difusa aguda suele haber leucopenia

(cifra total de leucocitos menos de 4000/uL), con un mayor número absoluto de neutrófilos inmaduros que de formas maduras (desviación hacia la izquierda), lo que hace pensar en un pronóstico desfavorable si el caso es grave. El grado de linfopenia (cifra de linfocitos menos de 2500-3000/uL) indica reacción frente a la inflamación.

Continuará...

 
Leer más ...

Fósforo: Importancia, Problemas Ambientales y Requerimientos en Ganado de Leche

El fósforo (P) es esencial para todos los organismos vivos y es uno de los principales nutrientes para el crecimiento animal.

El P está presente en cada célula del cuerpo y tiene más funciones que cualquier otro elemento mineral (Ternouth; NRC). El fósforo es también un constituyente importante de la leche, y por lo tanto es requerido en grandes cantidades por vacas con altos niveles de producción.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: