Menu

loading...

Reticuloperitonitis a cuerpo extraño (Segunda parte) Destacado

Reticuloperitonitis a cuerpo extraño (Segunda parte)

  Sanidad:  

Ecografía
Al contrario de la radiografía, la ecografía proporciona una información más precisa del contorno del retículo y de la motilidad retículo. En los animales con alteración de la motilidad reticular, las contracciones bifásicas son más lentas o indistinguibles, y también está disminuido su número. El material fibrinoso aparece como depósitos ecogénicos y en ocasiones se acompaña de líquido hipoecogénico. Los abscesos reticulares presentan una cápsula ecogénica con un centro hipoecogénico (8).

reti1

Radiografía
Las radiografías del retículo se limitan a centros de referencia. Se realizan con los animales de pie y permiten la detección de un cuerpo extraño metálico y la determinación de su colocación dentro o fuera del retículo. Incluyen presencia o ausencia de un cuerpo extraño, posición de este, presencia de sombras de gases focales o interfases de gas-líquido cerca del retículo y la forma, tamaño y posición del retículo. De estos parámetros la colocación del cuerpo extraño es el indicador más fiable para el diagnóstico de reticuloperitonitis traumática (11).
Laparotomía exploratoria
La laparotomía exploratoria en el bovino es una técnica quirúrgica sencilla, económica, rápida y segura para llegar a un diagnóstico y/o tratamiento más aún teniendo en cuenta el valor económico de los bovinos y los lugares en que se crían, muchas veces no es fácil realizar el diagnóstico con aparatos de Rayos X o ecógrafos (7).

Abdominocentesis y líquido peritoneal
La exploración citológica del líquido peritoneal es útil para realizar el diagnóstico definitivo de peritonitis. El lado derecho, justo craneal a la ubre es el sitio preferido pues evita el estómago y el epiplón (11). El análisis de laboratorio del líquido peritoneal consiste en la determinación del número de leucocitos total y su fórmula, la valoración de las proteínas totales y el cultivo de patógenos. La interpretación puede no ser satisfactoria. Un recuento de células nucleadas mayor de 6000/uL y un contenido proteico de más de 3 g/ dL se obtiene en el 80% de los casos. En la valoración de la fórmula, recuentos relativos de neutrófilos mayores del 40% y de eosinófilos menores del 10% se asocian a menudo al diagnóstico de peritonitis (8).

Detección de metales
Los detectores electrónicos de metales pueden identificar el objeto en el retículo, pero no distinguen entre los cuerpo extraños perforantes y los que no lo son (11). Los cuerpo extraños de material ferroso se pueden detectar mediante estos dispositivos, pero su utilidad es limitada debido a que la mayor parte del ganado vacuno de leche normal presenta positividad para metal sobre la zona reticular (8).

TRATAMIENTO
La elección del tratamiento depende del valor económico del animal y de la gravedad del proceso o grado de afección. La práctica más recomendada es aplicar un tratamiento conservativo y en caso de no lograr mejoría en 3 días considerar el tratamiento quirúrgico (3). Cualquiera de los dos enfoques mejora las posibilidades de recuperación, que aumentan de entre 60% en los casos no tratados, al 80-90% (6).

Tratamiento conservador
El tratamiento conservador incluye la inmovilización del animal en plano inclinado, la administración de antibióticos para luchar contra la infección y posiblemente la administración oral de un imán para inmovilizar el cuerpo extraño metálico. La vaca puesta en un corral pequeño o atada no se debe mover en varios días, esta inmovilización facilita la formación de adherencias (8).
La administración de antibióticos se realiza para controlar la peritonitis y la aplicación de un imán para evitar la recidiva. Debido a la variada flora bacteriana entérica presente en la lesión, se deben usar antibióticos de amplio espectro, como oxitetraciclina. El uso de penicilina está muy extendido y es eficaz en muchos casos a pesar de su espectro limitado (6). El efecto general parece ser bueno y se obtienen elevadas tasas de recuperación mediante la administración parenteral de antimicrobianos en combinación con inmovilización, siempre que el tratamiento se inicie durante las fases iniciales de la enfermedad (8).
La administración oral de un imán puede retirar el cuerpo extraño si está introducido de forma débil pero es poco probable que lo extraiga si está firmemente introducido, aunque puede impedir su avance (3). Colocar a la vaca en un plano inclinado es mucho mejor y debe hacerse durante 15 días, asegurando una cobertura con antibióticos durante mínimo 7 días. En el plano inclinado los miembros anteriores de la vaca deben estar unos 20 cm más altos que los posteriores. Es importante mantener el piso del plano inclinado seco y con buena cama, a fin de evitar casos de mastitis que, de otro modo, suelen ocurrir.

Tratamiento quirúrgico
La cirugía consiste en efectuar una rumenotomía y extraer manualmente el objeto u objetos. Si un absceso se encuentra adherido al retículo, debe aspirarse una muestra de su contenido para confirmar que es un absceso y luego drenarlo hacia el retículo (6).
Como se menciona anteriormente los resultados favorables se obtienen en el 80 a 90% de los animales, en comparación con el 60% de los animales que no han sido sometidos a ningún tratamiento. La falta de mejoría suele deberse a la afección de otros órganos, a la presentación de una peritonitis difusa, a la perforación persistente del cuerpo extraño con abscesos reticulares, o, de manera infrecuente, a la peritonitis generalizada (8).
Los casos de reticuloperitonitis traumática crónica se tratan mejor con rumenotomía, debido a la probabilidad de que el cuerpo extraño esté encapsulado en la pared. La peritonitis difusa aguda es de gran mortalidad pero el tratamiento enérgico con antibióticos de amplio espectro puede lograr la recuperación en gran proporción de casos (8).

PREVENCIÓN
Evitar la presencia de cuerpos metálicos en los alimentos para el ganado. Esto se consigue utilizando cuerdas de plástico (polipropileno) para empacar el heno y la paja y mediante la colocación de imanes en un punto en el que tengan que pasar todos los alimentos procesados (3).

La instalación de grandes imanes en los equipos de manipulación de alimentos y la administración profiláctica de imanes en el estómago anterior a todos los animales a los 6-8 meses de edad evita casi todos los casos causados por objetos susceptibles de imantación (11). En la administración de imanes por vía oral a los animales, los imanes se localizan en el retículo al cabo de unos cuantos días, y pueden permanecer en esta localización de manera indefinida manteniendo su efecto magnético. Los imanes fijan los cuerpos extraños e impiden que atraviesen la pared del retículo con tanta facilidad como cuando están libres. El extenso uso profiláctico de estos imanes reduce la incidencia de este proceso en un 90-98% (8).

Proveer de sales minerales al ganado para evitar que éste presente deficiencia de minerales e ingiera objetos de manera voluntaria. El no recomendar la administración oral de imán para todas las vacas valiosas representa negligencia, por lo que la pérdida de una sola vaca lechera valiosa a causa de reticuloperitonitis traumática es imperdonable (4).

Modificado por última vez enMartes, 08 Abril 2014 17:09
volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: