Menu

loading...

Importancia de los per les metabólicos y su repercusión en la salud y producción de leche en ganado vacuno

Importancia de los per les metabólicos y su repercusión en la salud y producción de leche en ganado vacuno

Patología de la Nutrición. 

El objetivo de la Patología de la Nutrición es el estudio de aquellos procesos morbosos que tienen su origen en las alteraciones de la nutrición animal, entendida ésta, como la función del organismo que consiste, por una parte, en incorporar los productos exógenos (nutrientes) que precisa para el mantenimiento de las estructuras corporales, y por otra, la energía necesaria para realizar las funciones que tiene encomendadas. Hoy en día su gran importancia radica, de una parte, en la fuerte especialización de la ganadería actual y su estrecha ligazón con las modernas técnicas de explotación animal y, por otra, en las explotaciones de tipo extensivo, en la estrecha dependencia que se establece entre el animal y las características del lugar en que pasta. 

Las alteraciones nutricionales pueden ser tanto por exceso como por defecto de nutrientes. En el primer caso conducen al concepto de intoxicación por nutrientes, de modo que la enfermedad se produce cuando se consumen cantidades excesivas de algún nutriente, lo que puede originar alguna alteración orgánica con manifestaciones clínicas evidentes. También se incluye en este primer grupo el aporte calórico en exceso, que conduce al engrasamiento, estado patológico al que se llega por un excesivo ingreso de energía, o por una disminución en el consumo de ésta. Por el contrario, el defecto de algún nutriente nos introduce en el concepto de enfermedad carencial. En este sentido, las carencias en la ración pueden ser primarias, es decir cuando ésta es insuficiente para satisfacer las necesidades del animal bien, porque la ración está mal formulada o bien por ue exista un déficit en el suelo o en las plantas de algún nutriente considerado esencial. Por su parte, las carencias secundarias pueden ser de dos tipos: relativas y condicionadas. Así se habla de carencias relativas, cuando están aumentadas las necesidades del animal (trabajo, gestación, crecimiento, etc.) sin que el aporte aumente de forma proporcional. Carencias condicionadas, son aquellas cuando existen problemas en la correcta utilización de los nutrientes. Esto puede ocurrir por una excesiva pérdida de nutrientes (síndrome nefrótico), malabsorción o maladigestión, alteraciones en la prensión, masticación o deglución de los alimentos o, por la presencia de sustancias antagonistas (antivitaminas o minerales antagonistas). Enfermedades meta- bólicas o enfermedades de la producción. e de ne el metabolismo como el conjunto de transformaciones bioquímicas que se producen en los procesos de asimilación (anabolismo), transformación y desasimilación (catabolismo). Por ello las enfermedades metabólicas engloban a todos aquellos procesos en los que se produce una disfunción del metabolismo, por el desajuste entre lo aportado en la ración y aquello necesario para cumplir con una determinada función siol ica, y ue va li ada normalmente a un excesivo esfuerzo en la producción. Son provocadas por un desequilibrio entre los nutrientes que ingresan al organismo animal (glúcidos, proteínas, grasas, minerales, vitaminas y agua), su metabolismo y los egresos a través de las heces, orina, leche o feto. Los distintos itinerarios que hoy han tomado las diferentes especialidades veterinarias, han obligado a la introducción de nuevos conceptos. Así, mientras que en los animales de compañía, la Patología de la Nutrición y del Metabolismo es una ciencia dedicada al estudio del equilibrio dietético y de la enfermedad con carácter individual, en los animales de producción está relacionada con el estudio de la alteración nutricional, incluyendo su corrección y prevención en la colectividad, en todo el colectivo o al menos en un grupo de animales. En la actualidad, en cualquier explotación animal se pretende conseguir una producción o rendimiento económico máximo. Por ello mediante la selección genética se han conseguido mejorar las razas y aumentar, hasta límites extremos, sus producciones. Si bien en multitud de ocasiones al sobrepasar ciertos límites, esos animales caen en un estado carencial o de dismetabolismo. La Medicina de la Producción se dirige hacia dos aspectos fundamentales, por un lado hacia un aspecto preventivo de esa, o esas, patologías y por otro lado teniendo en cuenta el aspecto económico derivado. 

Finalidad pro láctica. tili a todos sus recursos para dirigirlos hacia la pro laxis, ya que los desequilibrios metabólicos no deben considerar- se como esporádicos, sino como colectivos y deben fundamentarse en el control de la producción (litros de leche/ concentración proteica, grasa/vaca y año, etc.). Para ello, se establecen una serie de marcadores, que indican la idoneidad de la ración en cada momento productivo y así se habla de per les metabólicos. 

Finalidad económica. Es muy importante, puesto que no hay que olvidar que para conseguir mayores rendimientos económicos, es preciso optimizar en la adquisición de principios nutritivos, y que muchas veces puede rozar la malnutrición. Qué son los per les metabólicos.

Importancia de los per les2

El término perfil metabólico fue propuesto por Payne et al (1970) al referirse al estudio de diferentes parámetros sanguíneos realizados en ganado vacuno de aptitud láctea con el n de evaluar, diagnosticar y prevenir los trastornos metabólicos. El per l metabólico puede ser útil para estudiar el equilibrio nutricional de los rebaños, ya que, en algunas situaciones, puede desembocar en desequilibrios nutricionales en las concentraciones de algunos metabólicos, tanto en sangre como en otros líquidos biol icos, tales como leche, orina o saliva (Contreras, 2000). Wittwer (1995) afirma que es necesario contar con un adecuado conocimiento de la siología y la bioquímica de los metabolitos valorados, y la presencia y concentración de diferentes metabolitos no tienen significado a menos que su origen y función sean bien entendidos. Sin embargo el per l metabolico no es un examen nutricional, ya que los metabolitos no son indicadores de la condición nutricional de los individuos, sino que señalan cuando se ha visto alterada la condición de homeostasis, siendo, por lo tanto, indicadores del balance metabólico de los animales (Wittwer, 2000 . os per les clínicos son una valiosa herramienta de diagnóstico que puede ser utilizado para evaluar diversos sistemas corporales. Cuan- do se utiliza junto con la historia, el examen físico y otras pruebas de laboratorio (por ejemplo, hemograma completo, análisis de orina) el panel bioquímica puede ser útil para establecer parámetros de referencia para un paciente, la formulación de un problema o de una lista de exclusión, lo que conforma el diagnostico, determina el pronostico y la planificación de las opciones terapéuticas y la respuesta al tratamiento. na de las mayores dificultades para la utilización de esta herramienta es su interpretación, debido, en muchos casos, a falta de valores de referencia adecuados. No podemos olvidar, que los distintos metabolitos presentan variaciones en los valores de referencia entre grupos raciales, épocas del año, fases de producción y manejo, etc., aunque normalmente no tienen la magnitud suficiente como para que nos impida su empleo como valores de comparación. 

Cuándo se deben plantear El uso rutinario de los per les metabólicos es una realidad en países desarrollados y deben considerarse siempre que se pretenda aumentar la eficiencia productiva de las ganaderías. Estos análisis sirven como una primera señal de alerta frente a un problema, para permitir los diagnósticos oportunos y sobre todo para corregir o tomar medidas frente a un posible problema. Estos datos que están dirigidos a explotaciones de rumiantes, y sobre todo a vacas productoras de leche, pueden ser orientados a cualquier otro tipo de explotación ganadera. Wittwer (2012) sugiere como análisis para valorar el balance energético de vacas lecheras, la observación de la condición corporal, junto con las determinaciones de BHB y urea en muestras de sangre y leche, y, complementariamente colesterol y ASAT sérica. Conteras (2012) opina que los metabolitos más utilizados son urea, proteínas totales, albúmina (en ocasiones globulinas), hemoglobina y/o hematocrito. Cuando los indicadores estudiados en el per l metabólico se encuentran fuera del intervalo de referencia es una clara manifestación de que el rebaño debe ser estudiado más ampliamente, para establecer las correcciones de alimentación o de manejo del rebaño, evitando con ello la disminución de la producción, la fertilidad y por tanto la rentabilidad de la empresa pecuaria. Objetivos básicos de un per l metabólico. 

Evaluar la condición metabólica nutricional de un grupo de animales 

Diagnosticar la presencia de posibles trastornos metabólicos en un rebaño Mantener un registro del balance metabólico y de la condición sanitaria del rebaño 

Servir de herramienta de evaluación metabólica en algunas pruebas Cómo se realizan Los perfiles clínicos son una valiosa herramienta de diagnóstico que puede ser utilizado para evaluar diversos sistemas corporales. Cuando se utiliza junto con la historia, el examen físico y otras pruebas de laboratorio (por ejemplo, hemograma completo, análisis de orina) del panel de química puede ser útil para establecer parámetros de referencia para un paciente, la formulación de un problema o de una lista de exclusión, lo ue con rma el diagnóstico, determina el pronóstico y la planificación de las opciones terapéuticas y la respuesta al trata- miento. Instrumentación Hoy en día, el veterinario clínico tiene la opción de enviar una o varias muestras a un veterinario de referencia, a un laboratorio de diagnóstico o ejecutar el análisis en su propia casa. Sin embargo como consecuencia de los servicios de mensajería, y de que el tiempo de entrega de muestras y de los resultado es entre 12 a 24 horas, cada vez es más frecuente que grandes laboratorios de referencia y de diagnóstico veterinario se encargen de esta actividad, y además con resultados técnicos y económicos muy aceptables. 

Otra posibilidad es realizar esta analítica en pequeños analizadores químicos automatizados diseñados específicamente para su uso en especies veterinarias, y que están disponibles para su uso en casa. Muchos de estos instrumentos utilizan una tec- nología seca en la que los reactivos están impregnados en una especie de ltro, estando disponibles como una sola prueba o como determinados paneles de pruebas. Varios de los fabricantes de instrumentos ofrecen intervalos de referencia para las especies seleccionadas. 

Importancia de los per les3

Control de calidad Cuando el análisis se realiza en casa es muy recomen- dable tener un programa de control de calidad para minimizar los errores de laboratorio y garantizar que los resultados de las muestras de pacientes sean válidos y dignos de con an a. n pro rama de control de calidad puede ayudar a identificar problemas con el instrumento, el método de ensayo, los reactivos y la persona que ejecuta la prueba. Generalmente, un programa de control de calidad implica el uso, diariamente, de al menos dos controles. Los con- troles son soluciones, disponibles en concentraciones bajas, normales y altas para el parámetro de interés, y que se pueden comprar en el mercado, a menudo al mismo fabricante del equipo. El mantenimiento de rutina del instrumento debe incluir la limpieza y sustitución de los componentes que se desgastan o expiran; la calibración periódica del instrumento; y la documentación de los resultados de control diarios, registros de mantenimiento, problemas experimentados por escrito, y las llamadas de reparación también son parte de un programa de control de calidad buena. El fabricante del instrumento o un patólogo clínico en un gran laboratorio de referencia veterinaria o un laboratorio del hospital de enseñanza pueden proporcionar directrices para un programa integral de control de calidad. Intervalos de referencia no de los conceptos más importantes de la medicina de laboratorio es el llamado intervalo de referencia. El intervalo de referencia representa los valores que se esperaría de un animal sano y es necesaria para interpretar los resultados del paciente. El uso de términos tales como normal, rango normal, o el valor normal es desaconsejado por varias razones. n valor puede caer dentro del intervalo de referencia informado (es decir, parece ser “normal”), pero puede no ser apropiado para la condición del paciente y puede indicar un  posible estado patológico. Además, hay dificultad de definir lo que es verdaderamente normal. Algunos patólogos clínicos también desalientan el uso del rango de referencia, debido a ue la de nici n estadística de “rango” es la diferencia entre el número más bajo y el más alto; por lo tanto, de hecho puede representa un número único, lo que no es apropiado para su interpretación. El intervalo de referencia se basa en un gran número de muestras obtenidas de animales sanos (la población de referencia) y se calcula que teóricamente debe incluir el 95% de una población sana. En general se recomienda que al me- nos 60 animales clínicamente sanos se deben utilizar para establecer un intervalo de referencia. La población de referencia debe seleccionarse con base en criterios clínicos predetermi- nados, tales como la especie, raza, edad, sexo, o etapa de gestación o lactancia y debe ser representativa de la población de pacientes. Sin embargo, muchos intervalos de referencia publicados en los libros de texto se establecen para “vacuno” a menudo no distinguen entre los productores de leche o los animales de carne, el sexo, la edad o etapa de lactancia o la preñez. Por supuesto, si no poseemos otros intervalos de referencia, no hay otra opción que utilizar los resultados indicado anteriormente. En la mayoría de los casos, se solicita un per l uímico en lu ar de pruebas individuales, especialmente cuando el animal es visto por primera vez. En general, es más rentable llevar a cabo un per l bio uímico en lu ar de e ecutar pruebas individuales. os per les también permiten la interpretación de cada prueba en el contexto de otras pruebas del panel y la incorporación de informacion obtenido de la historia y del examen físico. Además, es bueno tener en cuenta que los valores anteriores obtenidos de un paciente son especialmente útiles cuando valorar la respuesta al tratamiento o el seguimiento de los avances de la enfermedad. Recogida y manejo de las muestras Aunque tradicionalmente la muestra de elección para realizar una química clínica es suero, también se puede realizar en sangre entera y en plasma. La sangre completa se recoge en un tubo de vidrio que puede contener o no anticoagulante. Si se destina a la obtención de suero se separa el suero de las células por centrifugación. La sangre recogida en tubo que contengan un anticoagulante se destina a obtener plasma, que también se puede utilizar para química clínica. La sangre recogida en tubos que contienen anticoagulantes, tales como citrato o ácido etilendiaminotetraacético EDTA , ue quelan el calcio, no es adecuado para la química clínica debido a los efectos de los anticoagulantes en algunos parámetros al valorarlos químicamente. Sin embar o, el EDTA se recomienda para la analítica sanguínea. Si usamos heparina, se recomienda utilizar heparina de litio en lugar de heparina de sodio, ya que interfiere con la concentración de sodio. Atención a la reutilización de tubos de vidrio o de plástico para la recogida de sangre o el almacenamiento suero, porque los residuos de detergente pueden afectar los resultados de algunas pruebas. Las muestras para el análisis de bioquímica sérica deben recogerse directamente con una jeringa o en un tubo de vacío, usando una aguja especialmente diseñada y de un diametro adecuado (18 a 24G). Todo ello debe encaminarse a minimizar el riesgo de hemólisis que puede resultar del vacío excesivo y de expulsión forzada a través de una aguja quizá demasiado delgada. La hemólisis en muestras de plasma o de suero debe evitarse para que no interfiera con la metodología analítica y con la posibilidad de causar falsas disminuciones o aumentos en ciertos parámetros. La presencia de lipemia, ictericia, o ciertos medicamentos también puede afectar potencial- mente los resultados del examen. Esto depende generalmente del tipo de analizador y el método de ensayo específico. i se obtienen resultados cuestionables y se sospecha de interferencia, se recomienda consultar al laboratorio, el manual del instrumento o al fabricante del instrumento. 

Importancia de los per les4

Tras la recogida, se debe permitir que la sangre coagule a temperatura ambiente antes de centrifugar la muestra para la separación del suero. Este suero debe ser transferido, evitando la contaminación con eritrocitos de la sangre, a un nuevo tubo de vidrio o de plástico y tapado herméticamente para su envío o para su almacena- miento hasta que la muestra puede ser analizada. Es aconsejable eliminar el coágulo del suero lo mas pronto posible tras la recogida (generalmente antes de 30 minutos), especialmente si se desea una evaluación precisa de la glucosa; otras pruebas también pueden ser afectados por la exposición prolongada del coágulo con el suero, especialmente si existe hemólisis. 

La estabilidad de los distintos parámetros es variable, pero la mayoría son estables a temperatura de refrigeración (es decir, 4oC) durante 24 a 36 horas. Por tanto, el suero debe ser enviado al laboratorio con hielo y en envases apropiados tan pronto como sea posible. Si se prevé un retraso de varios días antes de que la muestra sea analizada, el suero puede congelarse a -20oC tras de la separación del coágulo. La congelación tiene un efecto mínimo en la mayoría de los analitos; sin embargo, la congelación y descongelación múltiples de una muestra deben evitarse porque esto afecta a varios parámetros, especialmente las enzimas. 

Una recolección y manipulación inadecuada no sólo se hace las pruebas inútiles, sino que además pueden ser potencialmente perjudiciales para un paciente si se aplican intervenciones inapropiadas en base interpretación de un per l metabólico 

Aunque tradicionalmente per l metabolico se ace sin nimo de per l bioquímico, en nuestra opinión el término per l metabolico es más amplio y debe incluir además de una cuanti - cación de parámetros hematológicos, la determinación de diversos valores bioquímicos, incluyendo la determinación de sustratos, parámetros enzimáticos, macro y microminerales e incluso la determinación de otros parámetros como gases y vitaminas. 

Alguno de los valores que se recomiendan estudiar son los siguientes: Para c e uear el balance energético: lucosa, - idroxibutirato, ácidos rasos no esterificados NEFA y colesterol. 

Evaluación de las proteínas: proteínas totales, albúmina, urea o nitrógeno ureico sanguíneo y creatinina. 

Evaluaci n de la unci n epática, además de otras enzimas: FA, GGT, A AT, A AT, C y D , bilirrubina total y directa en sangre. 

Evaluación de macro y microminerales: Ca, P, Mg, Na, K, Cl, S, Se, Cu, Co, Mb, Mn, Mo, Fe, Zn, I, etc. 

Evaluación del equilibrio ácidobásico: pH, Na+, K+, Cl , TCO2, CO3 y ani n gap, así como lactato. Interpretación de un per l metab - lico La interpretación correcta de un PM es el aspecto más difícil de realizar. El veterinario a cargo del rebaño deberá juzgar la trascendencia de las alteraciones que puede haber detectado, en relación a los problemas presentados, y teniendo en cuenta los antecedentes, la producción y el manejo del rebaño. Se considera que una alteración es si ni cativa cuando: 

El promedio de una variable en un grupo supera en 2 veces la desviación estándar de la media de la población, 

El porcenta e de individuos en un grupo de animales con valores anormales en una variable es mayor que 19%, a desviaci n estándar es más grande que el de referencia, debido a la alta varianza del grupo. Los cam- bios en la concentración sanguínea de un elemento son causados no sólo por las variaciones en su aporte, sino también mediante el aporte de otros elementos, debido a las estrechas interrelaciones metabólicas que existen en el organismo. También debe considerarse la sensibilidad del indicador utilizado como una variable. Por tanto, para la glucemia y la calcemia, los mecanismos hormonales de su homeostasis mantienen constante su concentración en sangre, siendo por tanto poco sensibles. El resultado de la prueba debe ser interpretar en el contexto de ese caso y nunca debe interpretarse aisladamente. Siempre es preciso tener en cuenta que el intervalo de referencia está destinado a incluir al 95% de la población sana; potencialmente, el 5% de la población tiene valores fuera del intervalo para una sola prueba. Cuando se realiza un panel de pruebas, la probabilidad de que al menos una prueba esté fuera del intervalo de referencia es mucho mayor del 5%; por lo tanto, se recomienda precaución en la sobreinterpretación de un único valor que cae ligeramente fuera del intervalo de referencia. Por último, si un valor de laboratorio no parece razonable en el contexto del caso, puede que no sea correcto, siendo aconsejable llamar al laboratorio, repetir la medición o presentar una nueva muestra. No debemos tomar una decisión clínica sobre un valor de laboratorio que tenemos dudas o problemas para creérnoslo. 

Importancia de los per les5

Per l ematol ico Eritrocitos l - bulos rojos o hematíes). 

Los eritrocitos son células anucleadas, cuya principal función es el transporte de la hemoglobina, pigmento acarreador del oxígeno y dióxido de carbono entre los tejidos y pulmones, además de que participan en el equilibrio acido/básico del organismo. El tamaño normal de los eritrocitos en vacunos es de 5,5 m (REAGAN et al, 1999). El número de eritrocitos circulantes di ere en función del factor racial, así las razas cebuínas poseen mayor número de glóbulos rojos, comparados con razas europeas, con valores entre y x106 l, y con valore en torno a 6,65 106 l para la ra a risona. La edad, sexo, ejercicio, estado nutricional, gestación, lactación, excitación, fase del ciclo estral, raza, hora del día, temperatura ambiental, altitud y otros factores climáticos también pueden alterar la cantidad de hematíes circulantes. Para Jones et al (1982) las vacas lecheras con mayor productividad poseen canti- dades mayores de glóbulos rojos. 

Continuará... 

 

 

 

 


 

Fuente: Dr. José Ramiro González Montaña Dpto. Medicina Veterinaria. Facultad de Medicina Veterinaria Universidad de León, España 

  

Modificado por última vez enJueves, 17 Noviembre 2016 10:21
volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: