Menu

loading...

Producción (32)

Opciones de alimentación pre y posdestete en becerras charolais

Producción

En los periodos pre y posdestete de becerras Charolais para reemplazo se evaluaron cuatro opciones de alimentación, con el prop6sito de lograr un peso vivo adecuado para su empadre a edad temprana. En el periodo predestete (103 mas) se aleatorizarón 40 becerras, con un promedio de 144 kg de peso vivo y 3.8 meses de edad, en dos tratamientos, con y sin suplemento alimenticio. Los animales que recibieron suplemento predestete fueron 20% mas pesados al destete (p < 0.05) que los que no 10 recibieron y sus incrementos de peso por mas (IPD) fueron 0.776 vs 0.417 kg, respectivamente. El periodo posdestete tuvo una duración de 112 mas, iniciándose cuando las becerras tenían 8.5 meses de edad y 230 kg de peso vivo. En este periodo se formaron dos grupos de animales, balanceados respecto al tratamiento predestete, a uno se Ie alimento ad libitum en corral y el otro fue suplementado en el agostadero. Las diferencias en IPD en este periodo fueron significativas (p < 0.05) siendo de 0.898 y 0.653 kg para los animales alimentados posdestete en corral y los suplementados en el agostadero, respectivamente; los primeros fueron 7% mas pesados al final del experimento, respecto a los que fueron suplementados. Se pudo concluir que con cualquiera de las cuatro opciones de alimentación evaluadas las becerras alcanzaron, a los 12.3 meses de edad, el peso vivo (pero no la edad) sugerido en la literatura para su primer empadre y que los regímenes de alimentación probados resultaron económicamente viables.

opsciones1

El proceso de producci6n predominante en la utilizaci6n de la flora nativa del desierto chihuahuense, es la producción de becerros al destete, generalmente para exportaci6n en pie, por 10 que el manejo de las vacas vientres y sus reemplazos reviste particular importancia (1,2). Al respecto, la practica actual de empadrar las vaquillas por primera vez a los 24 0 mas meses de edad, ofrece la oportunidad de mejorar la eficiencia reproductiva y productiva via el acortamiento de los cic10s reproductivos, es decir, realizando· el primer empadre de las vaquillas de reposici6n a 146 15 meses de edad, con un peso del 60 a 65 %del peso adulto (3,4).
El factor limitante para lograr 10 anterior 10 constituye la naturaleza errática del ambiente nutritivo (sobrepastoreo, escasa y mala distribuci6n de la precipitación, sequias prolongadas e invierno con ocurrencia de heladas) que ofrecen las comunidades de vegetaci6n nativa propias de las zonas áridas y semiáridas, 10 que afecta negativamente, tanto al peso vivo al destete como a los incrementos de peso posdestete de las vaquillas.
Si se considera que los destetes, en las regiones mencionadas, generalmente ocurren al final del otoño 0 principios de invierno (5) con peso promedio de las crías entre 150 y 170 kg (6,7) y que el crecimiento posdestete ocurre durante el invierno (época cuando la calidad y cantidad del forraje disminuyen), no es difícil explicarse la dificultad de lograr empadrar las vaquillas de reemplazos a los 14 o 15 meses de edad promedio. La ventaja del empadre a edad temprana es, como 10 seiialan Pinney et al. (8) y Carpenter (4), que las vaquillas que paren su primer cría a los dos años de edad, incrementan su vida productiva y destetan en promedio 154 kg mas de becerro, que las que paren su primer cría a los tres anos. Una alternativa para lograr el peso de empadre a edad temprana la constituye la suplementaci6n alimenticia pre y/o posdestete o la alimentaci6n posdestete en pesebre o praderas de las becerras de reemplazo, practicas que se popularizan en relaci6n directa con la intensificaci6n de los sistemas de producci6n tradicionalmente extensivos.
Tarr et al. (9) informaron que solo con periodos de suplementaci6n predestete superiores a 56 días se puede observar respuesta en incremento en peso vivo y que esta es directamente proporcional al tiempo en que los animales son expuestos a la suplementaci6n. Aizpuru (10) suministró, durante dos meses, una dieta con 15 % de proteína cruda (PC) en cantidades de 1.5 y 3.6 kg d-1, los incrementos en peso de los animales suplementados, sobre los sin suplementar, fueron de 193 y 457 g d-1, respectivamente; por otra parte, Ochoa et al. (11) suministraron, también durante dos meses, 1.2 kg de un alimento con 12% PC, observando que los animales suplementados tuvieron 219 g mas de incremento en peso diario que los animales no suplementados.
En experimentos con periodos de suplementaci6n de tres meses previos al des tete, se han informado incrementos de peso, sobre los animales sin suplemento, de 189 a 231 g d-1 (12,13). Mejores resultados fueron seiialados por Sandoval (14) quien, suplementando con 1.4 kg d-1 de una dieta con 14 % PC, logró incrementos de peso de 457 g d-1 sobre los observados en los animales no suplementados.
Así pues, la suplementaci6n predestete se ha practicado por espacio de uno a tres meses previos al destete, con 1.2 a 3.6 kg d-1 de dietas con 12 a 15 % de proteína cruda, logrando incrementos en peso de 189 a 457 g d-1 sobre el testigo. La variabilidad en la respuesta biol6gica a la suplementación predestete puede explicarse en términos de tipos de vegetación y raza de los animales experimentales, la duración del periodo de suplementación, así como la cantidad y calidad del alimento suplementado. Parece ser que la opción apropiada será aquella que permitiera destetes de los siete a ocho meses de edad, con mas de 180 kg de peso vivo, es decir con incrementos de peso de 700 a 800 g d-1 .
Con respecto al crecimiento posdestete, se ha señalado que el factor limitante para el primer empadre de vaquillas es el peso vivo de los animales (8,15), el cual deberá ser del 60 al 65% del peso adulto, i.e., entre 300 y 360 kg, dependiendo del grupo racial (3,4). Lo anterior implica que las ganancias diarias de peso de los animales deben fluctuar entre los 450 y 560 g d-1 (4), dependiendo de su peso al des tete. Sin embargo, es necesario considerar que la tasa de incremento en peso posdestete esta correlacionada positivamente (cuando esta estuvo entre los 0.2 y 0.8 kg d-1) con la presentaci6n del primer celo (16,17,18,19,20,21).
En virtud de 10 anterior y ante las condiciones tan variables del mercado y por 10 tanto de la bondad econ6mica de la suplementaci6n de los animales, los objetivos del presente trabajo fueron evaluar, en los periodos pre y posdestete de becerras Charolais para reemplazo, cuatro opciones de alimentaci6n con el propósito de lograr un peso vivo adecuado para su empadre a edad temprana y la rentabilidad marginal de ofrecerles alimentación suplementaria predestete, con la subsecuente alimentaci6n posdestete en corral 0 en pastoreo con suplemento. Se utilizaron 40 becerras Charolais (nacidas en primavera) con una edad y peso inicial promedios de 3.8 meses y 144 kg. Las becerras fueron distribuidas, conforme a su edad, en diez bloques de cuatro animales cada uno; sin embargo, en el transcurso del periodo posdestete se perdieron tres animales experimentales. EI disefio de tratamientos fue en parcelas divididas: el factor alojado en las parcelas grandes, constituidas de dos becerras cada una, fue la suplementaci6n predestete (durante 103 días previos al destete) a dos niveles: cero y ad libitum. En la etapa posdestete (con duraci6n de 112 días) a una de las becerras en las parcelas grandes se Ie alimentó en corral y a la otra se Ie suplementó en el potrero, constituyendo estas opciones los niveles del factor analizado en las parcelas chicas (Figura 1).
La información predestete se colectó en el rancho "Los Ángeles", predio propiedad de la Universidad Aut6noma Agraria Antonio Narro, localizado al sur de la ciudad de Saltillo (25 0 04' norte y 101 0 05' oeste). Los tipos de vegetación descritos (22) en los potreros experimentales son: pastizal mediano abierto, pastizal amacollado y matorral rosetófilo.
E1 suplemento utilizado en la etapa predestete (Cuadro 1) se suministró ad libitum empleando corraletas que sólo permitían el acceso a las becerras; también, en esta etapa, se rotaron los animales (cada 20 días) entre los potreros utilizados, para minimizar el efecto de los mismos.
La etapa posdestete se inici6 después de un periodo de adaptaci6n, cuando las becerras tenían 8.5 meses de edad y 230 kg de peso vivo (habiendo sido destetadas a los 7.2 meses con 205 kg), finalizando cuando los animales cumplieron en promedio 12.3 meses de edad. El grupo de animales alimentados ad libitum en corral, con la dieta que se presenta en el Cuadro 1, fue trasladado al campus universitario; en tanto que al grupo de animales que permaneció en el potrero se les ofreció aparentemente 2.25 kg MS de suplemento por animal (Cuadro 1), controlando su consumo con la adición de 10.7% de sal común. En ambas etapas experimentales, pre y posdestete, el consumo de alimento se registró en forma grupal.
Las variables medidas en ambas etapas experimentales fueron: peso vivo individual inicial y final en cada etapa y el alimento ofrecido y rechazado semanalmente. Con la información anterior se procedió a calcular el incremento diario de peso por animal, el consumo promedio de alimento por animal d-1 y los costos por concepto de alimentación. En el análisis estadístico del peso vivo final se utilizó el peso inicial como covariable.
Si bien la interacción entre los efectos de tipos de alimentación pre y posdestete, para la variable peso vivo (ajustado por peso inicial) al final del experimento (370 d de edad de los animales) resu1tó no significativa (p > 0.05), los efectos principales si 10 fueron (p<0.05). Así, la suplementaci6n predestete originó 38 kg mas de peso vivo de los animales suplementados respecto a los no suplementados; en tanto que la alimentaci6n posdestete en corral, en relaci6n con la suplementaci6n posdestete en el agostadero, se reflejó en 54 kg mas (Cuadro 2).
Lo anterior es atribuible a los incrementos en peso obtenidos en cada una de las etapas de alimentaci6n (Figura 2). Así, en la etapa predestete el incremento en peso de los animales suplementados fue de 0.776 kg d-1, y el de los no suplementados, de 0.417 kg d-1, cuando en promedio ambos grupos habian logrado incrementos de 0.950 kg d-1 del nacimiento al inicio del experimento, i.e., a los 113 días de edad.
Con respecto a la condici6n física de las madres, se observó que todas perdieron peso durante la lactancia; pero, las que amamantaron crías consumiendo suplemento perdieron en promedio, 10 kg menos, 10 cual se ha atribuido a una menor frecuencia de amamantamiento (23,24,25). Por otra parte, los incrementos en peso posdestete fueron de 0.898 kg d-1 para las becerras alimentadas en corral y de 0.653 kg d-1 para las suplementadas en el potrero, diferencia que se detectó como significativa (p <0.05).
El consumo de alimento (Cuadro 3) no fue registrado en forma individual, sino como promedio del grupo de animales bajo las distintas opciones de alimentaci6n. Así, el consumo ad libitum del suplemento predestete fue de 2.25 kg d-1 anim.-1, valor medio al rango indicado en investigaciones previas (10,11). En relaci6n con el consumo de alimento posdestete, los animales en corral se alimentaron ad libitum y el consumo logrado, con la dieta ofrecida, fue de 7.83 kg d-1 anim-1 (2.9% de su peso vivo a la mitad del periodo de alimentación), en tanto que la cantidad de suplemento ofrecido en el potrero se reguló, con 10.7% de sal, a 2.25 kg de animal.
Es evidente (Figura 2) que para sostener una tasa de incremento en peso predestete adecuada (alrededor de los 0.700 kg d-1), en bovinos pastoreando comunidades nativas de agostaderos, es necesario suplementar alimento concentrado a fin de suplir la falta de ingestión de nutrientes por la disminución de la producción láctea de la vaca madre y lola calidad y cantidad de forraje. Sin embargo, conviene notar que aun los animales no suplementados predestete lograron pesos vivos al destete, superiores a los 180 kg (7.2 meses de edad), los cuales parecen ser los recomendables a fin de lograr un empadre temprano exitoso; esto es una situaci6n poco común en la región pues, por 10 regular, se desteta alrededor de los 160 kg, sin suplementación (6,7).
Por otra parte, aun y cuando la tasa de crecimiento posdestete de los animales en corral es relativamente simple de lograr, vía la cantidad y calidad de la dieta que se proporcione, para el caso de los animales que permanecen en el agostadero los meses de diciembre a abril son críticamente deficientes en la disponibilidad de nutrientes, y si no se suplementa a las becerras en esta época, resulta extremadamente difícil empadrarlas en la estaci6n de empadre siguiente a su destete.
El promedio de peso vivo final de las becerras experimentales, en las cuatro opciones de alimentaci6n aquí probadas, fue de tal magnitud que garantiza el poderlas empadrar a los 15 meses de edad; pero, los tratamientos posdestete se suspendieron a los 370 días de edad de los animales (con los pesos vivos promedio indicados en el Cuadro 2), en virtud de la presencia del rebrote de las plantas del agostadero, con el establecimiento de la estaci6n de lluvias. La tendencia del crecimiento de las becerras se ilustra en la Figura 2; se puede observar que las crías que recibieron suplementación predestete lograron mayores pesos vivos finales y no existi6 crecimiento compensatorio real (p >0.05) de las no suplementadas.
Como se señaló anteriormente, el consumo ad libitum del suplemento predestete fue de 2.25 kg d-1 animal; sin embargo, esta estimación tiene varias posibles fuentes de variabilidad, entre elIas la condición del sitio de agostadero, la disponibilidad anual de forraje en el agostadero (la que a su vez es funci6n de la precipitación y temperatura), el nivel de producci6n láctea de las vacas madres y la apetecibilidad del suplemento. Conviene observar que, si bien el peso final ajustado (339 kg) de los animales sin suplementaci6n predestete y alimentados posdestete en corral es similar al de los s610 suplementados en ambos periodos (323 kg), los primeros consumieron 81 % mas de alimento concentrado.
La información de incrementos en peso y consumo de alimento se empleó en el análisis de la rentabilidad de las opciones de alimentación probadas; se consideraron los precios comerciales corrientes tanto para la carne como para los ingredientes de la dieta. Así, al transformar los resultados de incrementos de peso y consumos de alimento a moneda nacional, se pueden observar (Cuadro 3) dos extremos respecto al retorno por unidad de capital invertido; en el extrema superior se encuentra la opci6n de solo suplementar posdestete en el potrero y en el inferior la de ofrecer suplementaci6n predestete y desarrollar las becerras en corral; las otras dos opciones de alimentación fueron similares, respecto a este criterio (Figura 3).
Es conveniente notar que con la opci6n del extrema superior los animales solo recibieron 2.25 kg d-1 de un suplemento (0.394 kg d-1 de proteína cruda) con 40% de cama de polio, durante 3.7 meses posdestete y los animales bajo la opci6n del extrema inferior se alimentaron durante siete meses (incluyendo la etapa predestete cuyo suplemento es relativamente caro y requiere de infraestructura mas compleja). Si solo se considera el costo de los ingredientes en las dietas, las cuatro opciones son rentables, pero la rentabilidad fue inversa al incremento en peso vivo (Cuadro 3).
La practica de suplementar posdestete puede resultar costosa cuando se lleva a cabo en áreas de escasa producci6n de forraje, i.e., de baja precipitación pluvial, ya que se tiene que depender del suministro de concentrados en grandes cantidades y/o por largos periodos. La finalidad de suplementar posdestete es lograr que las becerras ganen peso durante el periodo invernal para que al iniciarse la producción de forraje nuevo, durante la primavera y el verano, sigan con el mismo ritmo de crecimiento y desarrollo que lograron durante el periodo de suplementaci6n invernal y alcancen satisfactoriamente el peso recomendado para su empadre a los 15 meses de edad. Asimismo, es muy probable que las vaquillas que se prefieren a esta edad tendrán que continuar siendo suplementadas en el último tercio de la gestación y durante la primera parte de la lactancia a fin de lograr su segunda prefiez consecutiva.
Finalmente, en este trabajo se llego a las conclusiones de que tanto la suplementaci6n predestete como la alimentaci6n posdestete en corral de vaquillas Charolais de reemplazo, tuvieron efectos positivos y aditivos en su peso vivo y que las cuatro opciones de alimentación probadas, adémas de ser rentables, en diferentes magnitudes, ofrecen la posibilidad de lograr empadres tempranos en vaquillas Charolais de reemplazo.

Cuadro 1. Dietas utilizadas como opciones de a1imentaci6n pre y posdestete de becerras Charolais de reposición.

Cuadro 2. Peso vivo (PV) e incremento en peso diario (lPD) de becerras Charolais bajo cuatro opciones de alimentación.

Cuadro 3. Aspectos económicos de cuatro opciones de alimentación en becerras Charolais.

Cuadros click aquí

Figura 1. Diagrama de una de las 10 repeticiones del diseño de tratamientos (parcelas divididas), aleatorizados conforme a un diseño experimental de bloques al azar (con un animal por subunidad experimental) para probar cuatro opciones de alimentación en vaquillas Charolais de reemplazo.

Figura 2. Crecimiento real de becerras Charolais sujetas a cuatro regímenes de alimentación.

Figura 3. Peso vivo final real (kg) y retorno económico por concepto de alimentación pre y posdestete ($) en becerras Charolais de reemplazo.

Figuras click aquí

Autor/es: Ramiro López Trujillo, Roberto Garcia Elizondo, Luis H. Cárdenas Gómez. Departamento de Producción Animal Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro.

 

Leer más ...

El precio del ganado alcanzará récord en 2014

Producción


El precio del ganado alcanzará récord en 2014 por disminución en la producción de carne

Los futuros de ganado subieron a un récord ya que se pronostica la producción de carne vacuna de EE.UU. al caer a un mínimo de 11 años en 2014, mientras que las señales de mejora en la economía cada vez mayor demanda de carne.

Producción de carne vacuna EE.UU. caerá un 5,7 por ciento desde 2013 hasta 24,205 millones de libras (10,98 millones de toneladas métricas) el próximo año, el más bajo desde 1993, el Departamento de Agricultura ha pronosticado. Comederos añadieron un 3,1 por ciento menos ganado el mes pasado que un año antes, lo que reduce el inventario total de la segunda más baja de 01 de diciembre ya que el USDA comenzó a recopilar datos en 1996, las cifras del gobierno mostraron que el 20 de diciembre.

El USDA este mes aumentó su perspectiva para el 2014 el consumo de carne per cápita en un 0,6 por ciento. La economía estadounidense se expandirá 2,6 por ciento el próximo año desde el 1,7 por ciento en 2013, según la mediana de 78 pronósticos compilados por Bloomberg. Los precios más altos de carne aumentarán los costos para los minoristas de Hormel Foods Corp. en Jack in the Box Inc., mientras que los compradores de comestibles pagarán hasta un 3,5 por ciento más por la carne el próximo año, los proyectos gubernamentales.

“Te metes en una economía que se siente bien, la demanda que va a recoger, y usted tiene la escasez de suministros, “Carril Broadbent, presidente de KIS Futures Inc. en Oklahoma City, dijo en una entrevista telefónica. “ Eso hace que para un mercado más alto. La gente va a tener que pagar más en la tienda”.

Los futuros de ganado para entrega en febrero subieron un 0,6 por ciento para cerrar en 1,3495 dólares por libra a la 1 pm en la Bolsa Mercantil de Chicago, después de llegar a 1,35275 dólares, el más alto para un contrato más activo desde el producto comenzó a cotizar en la CME en 1964.

Precios de los Alimentos
Los futuros han subido un 2 por ciento este año, en dirección a la quinta alza anual consecutiva. Esa sería la racha más larga de la historia. Los precios mundiales de los alimentos cayeron un 4,4 por ciento en los 12 meses hasta noviembre, mientras que la carne aumentó un 0,3 por ciento, según las Naciones Unidas.

Los precios están ganando en un momento cuando la mayoría de los productos básicos agrícolas se desploman después de tiempo seco en Texas en los últimos tres años los ganaderos se ven obligados a recortar los rebaños. Alrededor del 46 por ciento del estado, el mayor productor de EE.UU. ganado, está en sequía de moderada a excepcional, según el Monitor de Sequía de EE.UU.

Mayorista de la carne alcanzó un récord de 2,1137 dólares por libra el 23 de mayo y es un 1,5 por ciento este año. Vientos en contra para Hormel Foods próximo año incluyen un “costo de entrada de alta beef”, Jeffrey Ettinger, el director ejecutivo de la productora de carne con sede en Minnesota Austin, dijo en una conferencia telefónica de Beneficios, el 26 de noviembre.

Los futuros de ganado de engorda - para la solución de marzo subieron un 0,4 por ciento, a 1,678 dólares por libra. Los precios del cerdo para la solución de febrero añadieron 0,4 por ciento, a 85,65 centavos la libra.

Para ponerse en contacto con el periodista en esta historia: Elizabeth Campbell en Chicago en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Para ponerse en contacto con el editor responsable de esta historia: Millie Munshi en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Por Elizabeth Campbell

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: