Menu

loading...

Producción (32)

¿Con quién compiten nuestras vacas?

  Producción  

Como hemos comentado en artículos anteriores, a pesar de la gran cantidad de atención que se da a otros nutrientes esenciales por los Médicos Veterinarios, Zootecnistas, nutriólogos y ganaderos, el agua como nutriente y su calidad no han sido adecuadamente examinadas hasta últimas fechas.

Incluso hoy en día, el agua potable rara vez se considera un factor potencialmente limitante para la productividad y la salud de los rumiantes y raramente tienen información acerca de los 2 principales factores iniciales para evaluar la adecuación de la alimentación del agua como nutriente en cualquier establo: ¿Cuánto consumen los animales? y ¿Cuál es la calidad del agua?

Históricamente, el agua potable para rumiantes ha sido un recurso relativamente abundante y barato, pero esto está cambiando, tanto en países desarrollados con sistemas de producción similares al nuestro, como la parte centro sur y oeste de los EUA, como las economías emergentes como México y en países en desarrollo. Aún más en condiciones de sequía como la que hemos vivido en forma cíclica en los años pasados. Por más que se diga el ganado nunca rivalizará con los seres humanos para el suministro mundial de agua potable, aunque sí se utilizan grandes cantidades de agua en algunos sistemas de producción intensivos como el nuestro.

No obstante, los rumiantes, como el ganado lechero, también sostienen un nicho único en la producción de alimentos y otros tangibles para los seres humanos por su capacidad de consumir alimentos fibrosos y de menor calidad (por ejemplo, forrajes, esquilmos agrícolas y subproductos) que no son utilizables como alimento directamente por los seres humanos y otros animales no rumiantes y tienen la capacidad de convertirlos en energía, vitaminas, grasas y proteínas de alta calidad para los seres humanos. Esta capacidad única de los rumiantes depende mucho de que tengan las cantidades suficientes de agua para mantenimiento, digestión, absorción y asimilación. Sin embargo, si vamos a sostener la creciente demanda de productos de origen animal y mejorar el nivel de vida de la población a nivel local, regional y a nivel mundial, la conservación y el reciclaje de agua potable, por sistemas diversos, como se hace en numerosos establos de la Comarca Lagunera serán críticos y la norma a seguir.

quien

El agua es necesaria para la vida. Los animales que sirven a la humanidad como fuentes de alimentos, fertilizantes, tracción, recreación, estatus social y para su prosperidad tienen una necesidad obligatoria de agua. Los rumiantes (por ejemplo, ganado, ovejas y cabras) mantienen un lugar único en la cadena alimenticia humana, capaz de consumir alimentos altamente fibrosos, alimentos con proteínas de mala calidad, o ambos y convertirlos en energía y nutrientes de alto valor biológico para los seres humanos. Es importante que, para esta conversión por microorganismos, principalmente en el rúmen y su asimilación en los tejidos de los rumiantes se requiere de agua suficiente.

En estimaciones recientes la agricultura animal (granos y forrajes) utiliza aproximadamente el 8% de la oferta disponible de agua mundial (Schlink et al). Sin embargo, sólo alrededor del 1% se destina como agua de bebida y actividades de productos y servicios de origen animal. El resto del uso del agua es destinada a regar cultivos forrajeros (por ejemplo; alfalfa, maíz y otros cereales para grano y forrajes para ensilar, así como alimentos de alta energía, de alto valor proteico como el maíz, soya y canola) para uso en sistemas de producción intensiva de ganado como en la Comarca Lagunera. Las estimaciones del uso del agua varían ampliamente dependiendo del cultivo y de los métodos utilizados (Doreau et al., Hoekstra).

En cuanto a la eficiencia del uso del agua, los modelos actuales no pueden distinguir adecuadamente entre países desarrollados y en desarrollo ó los tipos de sistemas de producción dentro de ellos. Sin embargo, un dato interesante es que estimaciones recientes sugieren que, cuando se considera la disponibilidad biológica (calidad) de cada kilogramo de proteína producida por los seres humanos, la eficiencia del uso del agua en la agricultura animal total no es diferente en comparación con el que se utiliza para producir proteínas vegetales; sólo en la producción de soya el uso del agua es agua más eficiente que en la producción de leche, pollo y carne de cabra, y ninguna proteína vegetal se produce con mayor eficiencia de agua que la proteína de huevo (Hoekstra y Chapagain; Schlink et al.).

No obstante, el sector animal está creciendo más rápido que cualquier otro sector agrícola, que aparentemente está relacionado con el mejoramiento de estándar de vida y una mayor demanda de proteína animal de alta calidad en muchos países. El crecimiento y la dispersión de las poblaciones humanas y contaminación de aguas superficiales y subterráneas en muchos países desarrollados y en desarrollo está reduciendo el margen entre el suministro de agua disponible y la demanda de los seres humanos y animales.

En forma similar a los seres humanos, los rumiantes requieren agua naturalmente limpia (potable), sin adulterar por factores o contenidos que afectan su calidad que ocurren naturalmente o por contaminantes antropogénicos, es decir generados por la población humana. Sin embargo, los rumiantes no compiten directamente por la mejor agua potable. Hay aguas subterráneas naturales y aguas superficiales aparentemente impropias o marginalmente aceptables para el consumo humano, debido a extraordinariamente altas concentraciones de factores que afectan su calidad (por ejemplo; algunos elementos minerales como el Arsénico) que ya han sido relegados a la ganadería. Esta tendencia probablemente será más dominante en el futuro. Por otra parte, al avanzar en el cambio climático global (junto con el aumento de la demanda global) se proyectan ciclos aún más dinámicos y acentuados de escasez y abundancia de agua potable para animales y seres humanos (Haileslassie y Blummel).

Por lo tanto, es importante entender cómo aguas de calidad pobre podrían ser utilizadas o tratadas, o ambos, para que sean aceptables para la producción de rumiantes sin comprometer la salud, el bienestar y la productividad de los animales y tal vez la calidad de los productos (por ejemplo; alimentos lácteos). El agua es cada vez un recurso más valioso, para más regiones del mundo desarrollado y en desarrollo. Ya en algunos establos de ganado lechero, es un costo variable significativo que se convertirá en uno más prominente en el futuro. Para la agricultura animal, la disponibilidad, suministro, fuente, cantidad, uso, tratamiento y conservación de agua serán factores decisivos dictando o limitando la ubicación y crecimiento o adecuación del establo, tamaño, sostenibilidad y rentabilidad.

Los productores de leche en nuestra región han mejorado notablemente la gestión y la eficiencia de uso de agua potable cuidadosamente utilizada y conservada tanto como sea posible. Este preciado recurso es celosamente vigilado por la Comisión Nacional del Agua a través de la implementación de diversos controles y medidas. Sin duda, la viabilidad de las explotaciones lecheras será cada vez mucho más dependiente del uso eficiente del agua para maximizar el rendimiento animal y la salud mientras simultáneamente se va optimizando el uso en la del riego para la producción de cultivos de alimentación a través de reciclaje y conservación en cada establo.

Esto se logra con importantes inversiones, paso a paso, aprovechando y ampliando la infraestructura creada, la alta especialización, adecuando la vocación forrajera a la disponibilidad del agua, aprovechando la integración vertical y horizontal de la industria en nuestra región y manejando la zona como un singular “clúster” lechero cada vez más eficiente, orgullo de los Laguneros y que tiene un alto impacto en la economía regional y nacional.

AMVEB Laguna, es una organización de profesionistas sin fines de lucro. La capacitación es parte importante de nuestra misión.
Para mayor información, consulte al MVZ, MA, Esp .Cert. Arturo C. Sánchez Mejorada Porras. GI

Autor/es: Arturo Sánchez Mejorada,  AMVEB Laguna

Leer más ...

XXXI Conferencia Internacional sobre ganado lechero “CIGAL”

   EVENTOS   

Con la representación del presidente de la república, Enrique Peña Nieto, el coordinador general de ganadería, Francisco Gurria Treviño, inauguro la XXXI Conferencia Internacional sobre ganado lechero (CIGAL) que se llevo a cabo en el hotel Hilton en Guadalajara, Jalisco, del 8 al 10 de julio del presente.

En el marco de la XXXI conferencia internacional sobre ganado lechero, especialistas de México, Israel, Estados Unidos y Canadá revisaron temas como el manejo y reproducción de ganadería tropical, sanamiento integral en bovinos lechero, vacunación masiva y la inmunidad del hato contra la brucelosis.

Durante los tres días de “CIGAL” expertos de estos países nombrados, exponen y analizan dichos temas. Además se brindan talleres sobre nutrición en el ganado lechero, ganadería sostenible, tecnología del sexado de semen bovino, actualización en reproducción en ganadería de leche especializada y alternativas para mejorar los sistemas de producción tradicional de bovinos lecheros en México.

cigal1

Así mismo el funcionario federal Francisco Gurría Treviño indico que la producción lechera tiene una destaca importancia social y económica a nivel nacional.

Resalto el trabajo de los productores y autoridades federales y estatales para impulsar esta actividad de gran relevancia en la ganadería nacional.

Subrayó también que la actividad pecuaria en el país tiene un amplio potencial de crecimiento, el cual debe ser aprovechado por todos los actores para el desarrollo del país. GI 

 

Autor/es: Miguel Ángel Cuenca 

Leer más ...

Rescate y engorda de becerros Holstein

  Producción  

De acuerdo con datos del USDA, durante el periodo que fue del 2005 al 2012, el inventario ganadero de bovinos de carne en Estados Unidos disminuyó de manera notable al pasar de 93 a 90 millones de cabezas. Por otro lado, con respecto a nuestro país, para el mismo periodo la población ganadera de carne presentó un ligero crecimiento al pasar de 28.8 millones de cabezas a 29.5 según la Sagarpa.

En otro contexto, los precios internacionales del ganado han alcanzado cifras récord de 73 pesos por kilogramo en ganado flaco y 54 pesos por kilogramo en ganado finalizado. Por su parte, el precio del maíz, principal insumo en la actividad, ha igualado los niveles del 2010, que representan cifras de 3,100 pesos por tonelada. Este cruce de precios pone a la actividad ganadera nacional en una perspectiva económica favorable, tanto en el entorno nacional como en el internacional, contando además con una gran fortaleza gracias a la disponibilidad de infraestructura de engorda, sacrificio y empaque, procesos regulados y certificaciones que le han abierto las puertas del mercado internacional.

En la exportación de ganado en pie, en los últimos cinco años se han enviado 5.6 millones de cabezas a Estados Unidos, de las cuales 807,600 fueron vaquillas, destacando incrementos notables en la proporción que éstas representan con respecto al volumen total. De continuar esta tendencia puede sin duda afectarse la generación de reemplazos del pie de cría nacional, el cual algunos analistas indican que ha pasado de 11 a 7 millones de cabezas entre el 2000 y el 2014, y como consecuencia hubo una disminución en la disponibilidad de becerros para el abastecimiento del mercado nacional.

rescate1

Todo parece indicar que la repoblación de los corrales de engorda de Estados Unidos continuará y seguirá demandando ganado flaco de México y Canadá por un largo periodo. Además, algunos pronósticos presagian que las economías emergentes demandarán más carne conforme sus nuevas clases medias adopten dietas cada vez más parecidas a las de sus pares en los países ricos. Entonces, ¿de dónde pueden echar mano los ganaderos para llenar los huecos en sus corrales y mantener la oferta nacional sin generar mayor presión al hato productivo?

En el periodo del 2005 al 2012, el hato lechero creció 9 %, al pasar de 2.2 a 2.4 millones de cabezas, las cuales generaron 1.7 millones de crías al año, entre las que 50% son hembras y son seleccionadas para su desarrollo como reemplazo. Por otro lado, los becerros machos, después de su nacimiento, son enviados al sacrificio, terminando así su contribución con la cadena nacional de la carne.

Este escenario abre un abanico de posibilidades para la incorporación de estos becerros a la red de valor de la carne nacional.

Destacamos el buen momento por el que atraviesa gracias a las condiciones de mejor precio en los mercados internacionales y el bajo costo del maíz.

También comentamos que este escenario abre un abanico de posibilidades para la incorporación de los becerros pintos provenientes de la actividad lechera a la red de valor de la carne nacional. El tema central de esta práctica es la rentabilidad, ya que normalmente el ganadero lechero no considera como alternativas económicas la recuperación y la engorda de sus becerros por los costos que implican estos procesos desde la lactancia, destete y, posteriormente, el desarrollo, mismos que pueden verse incrementados por las elevadas tasas de mortandad durante ese periodo.

No obstante, la actividad de rescate y desarrollo ya está siendo llevada a cabo por muchos productores lecheros mediante alianzas con productores engordadores y se está valorando como una buena alternativa de inversión gracias a los mejores precios de venta que hay en la actualidad y a los costos más accesibles de los granos. Los engordadores intensivos, por su parte, han visto ventajas en este tipo de ganado porque su calidad genética favorece la conversión del alimento a carne y proporciona un producto de buena calidad.

Existen diferentes propuestas de asociación entre ambos productores; sin embargo, el más aceptado entre ellos es la media ceba, a cargo del productor lechero, para llevar al becerro a un peso de 310 kilogramos para su posterior entrega mediante venta o aparcería para el engordador intensivo. Por otro lado, el engordador lleva el ganado a su finalización con 500 kilogramos en pie.

¿Qué elementos se pueden resaltar de estas alianzas? Ambos productores enfocan sus esfuerzos en las etapas que mejor dominan. Así, y partiendo del supuesto de que el productor lechero usualmente desarrolla sus propios reemplazos, conoce y domina los aspectos críticos para lograr la sobrevivencia del ganado en sus etapas más jóvenes, que como se ha mencionado son justamente donde se presentan las tasas más altas de mortandad.

De esta manera, el engordador aporta su experiencia en las etapas de finalización para lograr los mejores factores de conversión, así como las instalaciones y los recursos para la engorda. Del mismo modo, estos engordadores, en conjunto con otros productores del mismo giro, han desarrollado una gran infraestructura y canales para procesar y desplazar dicha carne dentro y fuera del país.

De ahí que las oportunidades estén dadas. Actualmente, se cuenta con los instrumentos necesarios para impulsar el rescate y desarrollo de becerros pintos para su incorporación a la red de carne nacional bajo esquemas de ganadería por contrato.

Los instrumentos incluyen financiamiento, garantías, apoyos para la asistencia técnica, capacitación y transferencia de tecnología, esquemas para la administración de los riesgos del mercado y apoyos para la reducción de los costos financieros.

*La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. GI

Autor/es: Abel Rojas Calderón,  Armando Caldera Orozco,  FIRA.

Leer más ...

Comportamiento de toretes criollos durante la etapa de crecimiento y finalización en corral

  Producción  

Para evaluar el comportamiento de toretes Criollos a niveles crecientes de energía en la dieta, 32 toretes con peso y edad inicial de 180±39 kg y 18.1±5.6 m fueron evaluados durante 214 días de prueba y recibieron cuatro tratamientos (T): tres niveles (dietas) de energía metabolizable (EM/kgMS) combinados con dos etapas de cambio o no de dieta: T1: 2.2 Mcal EM; T2: 2.4 Mcal EM; T3: 2.2 Mcal EM hasta 300 kg y 2.4 Mcal EM y T4: 2.4 Mcal EM hasta 300 kg de PV + dieta 2.6 Mcal EM. Todas las dietas contenían 13% de proteína. El peso final fue de 380 kg. Se evaluó consumo de alimento (CAL), consumo de proteína (CP), consumo de EM (CEM), ganancia diaria de peso (GDP) y conversión alimenticia (COA). Se usó un modelo lineal de efectos fijos para un diseño completamente al azar. El valor promedio de CAL de T3 (9.44±0.33 kg) fue mayor (p ≤ .06) únicamente al T2 (8.55±0.33 kg) y similar a T1 y T4 (8.73±0.29; 8.74±8.74 kg). El CP en T3 superó (p < .05) al resto (T1=1.01±0.03kg), (T2=0.98±0.03kg) y (T4=1.01±0.03kg). El consumo de EM fue mejor (p < 0.05) en el T2 (17.2±0.75 Mcal) vs T4 (15.5±0.67Mcal). Toretes de T4 mostraron mejor (p ≤ 0.07) GDP (1.085±0.07 kg) vs T1 (0.883±0.07 kg); T2 (1.026±0.08kg) y T3 (1.034±0.08kg). COA fue similar
(p > 0.05) entre T2 (8.85±0.65 kg) y T3 (9.12±0.62 kg); toretes de T1 (10.2±0.55 kg) necesitaron más alimento (p < 0.01) que T4 (8.28±0.55 kg). El torete Criollo muestra capacidad para valorar dietas altas en energía. El ganado Criollo ha sido la base de la ganadería de nuestro país, participando en la formación de muchas de las razas actuales, la mayoría de las veces a partir de esquemas de encaste o absorción (Ortiz). La población pura actual de este bovino está en riesgo de desaparecer, debido a la falta de estudios sistemáticos que permitan su evaluación productiva para su utilización estratégica en programas de mejoramiento (Duarte). Sin existir una evaluación precisa, el ganado bovino Criollo de la Sierra de Nayarit ha sido menospreciado por los engordadores por considerarlo un animal improductivo. Sin embargo, su evaluación como recurso local es importante para definir su importancia dentro de los sistemas de producción de carne bovina. El objetivo del presente trabajo fue evaluar el comportamiento productivo de toretes de la raza Criollo dentro un sistema intensivo de producción de carne.

comportamiento1

MATERIALES Y MÉTODOS
El estudio se llevó a cabo en el Sitio Experimental “El Verdineño” perteneciente al Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP – Centro de Investigaciones del Pacífico Centro), localizado en Sauta, municipio de Santiago Ixcuintla, Nayarit, entre los 21º 33’ de latitud norte y los 105º 11’ de longitud oeste, a 40 msnm con clima tropical subhúmedo Aw2, con una precipitación pluvial de 1,200 mm, una temperatura media anual de 24º C y con una época de secas que fluctúa de siete a ocho meses al año (García). Se utilizaron 32 animales machos de la raza Criollo con una edad promedio inicial de 19.7±4.68 meses y con un peso corporal promedio de 184.2±31.6 kg y un índice de formato promedio de 2.0±0.65 puntos en una escala de 1 a 9 (Dhuyvetter). Los tratamientos consistieron en tres niveles de energía metabolizable/kg de materia seca (EM/kg MS) combinados con dos etapas de cambio o no de dieta experimental (menor o mayor a 300 kg de peso corporal), siendo los siguientes:

Tratamiento 1: Dieta con 2.2 Mcal EM/kg MS desde inicio hasta final de la prueba de alimentación.

Tratamiento 2: Dieta con 2.4 Mcal EM/kg MS desde inicio hasta final de la prueba de alimentación.

Tratamiento 3: Dieta con 2.2 Mcal EM/kg MS de inicio hasta 300 kg de peso corporal continuando con dieta de 2.4 Mcal EM/kg MS hasta final de prueba.

Tratamiento 4: Dieta con 2.4 Mcal EM/kg MS de inicio hasta 300 kg de peso corporal continuando con dieta de 2.6 Mcal EM/kg MS hasta final de prueba.

Las dietas experimentales se elaboraron de forma integral y estuvieron basadas en heno de alfalfa, paja de pasto amoniatizado con urea, salvado de trigo, sorgo molido, pasta de soya, melaza y minerales tratando de cubrir los requerimientos nutricionales (NRC). Todas las dietas contenían 13% de proteína cruda. Los animales antes de ingresar a la prueba recibieron prevención contra clostridiasis (bacterina Ultrabac®), se desparasitados internamente con levamisol 12%, se les dio baño de inmersión e identificados. La prueba de alimentación dio inicio con una etapa de adaptación a las corraletas y dietas respectivas con una duración de 21 días, el resto de tiempo correspondió a etapa de medición. Los animales fueron alojados en corraleta individual de 44 m2 provista de comedero, bebedero y sombra. Diariamente se les proporcionó el alimento a libre acceso durante la mañana, permitiendo un rechazo diario entre 5-10% (Robles). Cada 14 días los animales fueron pesados sin previos ayuno durante la mañana antes de recibir el alimento.

VARIABLES DE RESPUESTA

Consumo de alimento. Se midió diariamente expresándose en kg/día, obteniéndose entre la cantidad de alimento ofrecido y el rechazado.
Cambios de peso y formato corporal. El registro de los cambios de peso corporal se realizó cada 14 días, pesando a la misma hora sin previo ayuno durante la mañana.
Índice de formato. Se cuantificó la altura en centímetros. Basado en la información de altura y edad, se obtuvo el índice de formato en una escala de 1 a 9, considerándose la puntuación de 1, 2 y 3 como rango de formato “chico”, de 4 y 5, como talla “promedio” y la puntuación de 6, 7, 8 y 9 como formato “grande” (Dhuyvetter).
Conversión alimenticia. Se calculó de la cantidad de alimento consumido promedio diario (kg) entre la ganancia diaria de peso corporal.
Diseño experimental y análisis de la información. Se empleó un diseño completamente al azar, considerando ocho repeticiones por tratamiento (Steel y Torrie). La información se analizó con modelos lineales de efectos fijos para un diseño completamente al azar. Los modelos para consumo de alimento, consumo de proteína, consumo de energía y ganancia diaria de peso incluyeron efecto de tratamiento y peso inicial y para conversión alimenticia únicamente tratamiento. Para todas las variables los modelos finales incluyeron factores e interacciones significativos (p < 0.25) en análisis preliminares usando el paquete estadístico SAS.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
En el Cuadro 2 se presentan valores promedio ajustados de algunos indicadores productivos de toretes Criollos alimentados en condiciones de confinamiento. El consumo de materia seca fue afectado por el tratamiento solo para el caso de los toretes del tratamiento 3 que superaron (p < 0.06) al tratamiento 2. El resto de los tratamientos mostraron valores similares (p > 0.05). El valor promedio para esta variable fue de 8.86±0.39 kg/día. El consumo de proteína cruda fue mayor (p<.05) en el T3 respecto al resto de los tratamientos (1.01b, 0.98b, 1.092a, 1.01b; kgd-1), por su parte, el consumo diario de energía metabolizable fue mayor para T2 comparado a T4 (17.2 vs 15.5 Mcal; p < 0.05); el resto de los tratamientos mostraron valores similares. El valor promedio para esta variable fue de 16.9±1.08 Mcal/día. Respecto a la ganancia diaria de peso, solo se registraron diferencias (p < 0.05) entre los toretes del tratamiento 4 y los animales del tratamiento 2. La ganancia promedio general fue de 1.002±.08 kg/día. En la conversión alimenticia, los animales Criollos mejoraron según se incrementó la concentración de la EM de la dieta, no obstante, solo los animales con valores extremos de energía en la dieta (T4-2.3 vs T1-2.2 Mcal/kgMS) tuvieron diferente (p < 0.05) valor de conversión alimenticia. En el Cuadro 2 se presenta el tamaño maduro o frame que registraron los toretes durante el estudio, el cual osciló entre 1 y 2, correspondiente a un frame chico, propio del genotipo Criollo. Dicho tamaño está asocia- do con un menor gasto energético de mantenimiento, característica deseable bajo condiciones críticas de alimentación, vg., escasez forrajera por estacionalidad (Joandet). Un indicador del tamaño corporal es muy importante para estimar los requerimientos nutricionales del ganado en crecimiento y en engorda, y preveer su consumo de alimentos. Con los resultados finales del presente estudio, se podrán calcular los requerimientos de energía por unidad de ganancia de peso para el genotipo Criollo y por consecuencia se generarán recomendaciones nutricionales para la etapa de crecimiento y desarrollo. El peso final promedio para todos los tratamientos fue de 388.7 kg. Este valor corresponde al peso proyectado de sacrificio para todos los animales en estudio (380 kg de peso corporal vacío). Este criterio se definió considerando su peso maduro o frame que considera la edad (días) y altura al cuadril (cm).

La conversión alimenticia, conocida como la cantidad de alimento (kg) necesario para formar un kg de ganancia tuvo un valor promedio de 8.8±.67 kg. En general, los valores obtenidos se consideran aceptables para en tipo de animal y dieta ofrecida. Paz; registró conversiones de 8.14 y 8.41 kg/kg PV para toretes Criollo Argentino y Cruza Hereford-Nelore. Es probable haber obtenido mejores índices de conversión en el presente estudio si se hubieran colocado implantes hormonales en los toretes. El alto índice de conversión registrado por el tratamiento 1, fue debido al efecto de la dieta, ya que ésta al contener un menor contenido de energía, el animal para mantener un ritmo de ganancia sostenido tendrá que compensar dicha baja de energía aumentando su consumo por cada kg de ganancia con el consecuente incremento de la conversión de alimento. Por ejemplo, los toretes del tratamiento 2 requirieron aproximadamente un 16.6% de menos alimento para ganar un kg de peso corporal por día. La ganancia diaria de peso es el mejor indicador del desempeño del animal ante el programa de alimentación diseñado durante la engorda. En las engordas comerciales lo más deseable es alcanzar las máximas ganancias de peso con el menor consumo de alimento, lo que repercute en acortamiento del periodo de engorda. Al respecto, Paz; registró ganancias diarias de peso de 0.829 y 0.694 kg/día para toretes Criollo Argentino y Cruza Hereford-Nelore, sin embargo, no menciona peso de los animales, tipo de dieta y duración de la prueba.

CONCLUSIONES

El comportamiento de bovinos machos Criollos en etapas de crecimiento y finalización en corral de engorda, muestra indicadores productivos similares a otras razas bovinas de tamaño maduro semejante.

El ganado Criollo responde a los cambios a las concentraciones de EM dietario, aunque su comportamiento se puede considerar inferior al de las razas especializadas. GI

Autor/es: José de Jesús Bustamante Guerrero1 Guillermo Martínez Velázquez1 Antonio Palacios Fránquez1, Ricardo Basurto Gutiérrez2 1S. E. “El Verdineño”, INIFAP. 2CENID Fisiología, INIFAP.

Leer más ...

Estudio de parámetros productivos y reproductivos en vacas seropositivas y seronegativas al virus de la leucosis Bovina (BLV) en tres hatos de producción lechera (2a. Parte)

  Producción  

 MATERIALES Y MÉTODOS

UBICACIÓN DEL LUGAR DE INVESTIGACIÓN
Ubicación Política La presente investigación se realizó en la provincia de Pichincha, cantón Mejía parroquia Alóag y cantón Ru.miñahui  parroquia San Fernando, en tres predios de producción lechera, La Gloria, San Alfonso y El Prado, predios ubicados a una altitud com.prendida entre los 2780 msnm a 3200 msnm. El promedio de temperatura oscila entre los 13,5 °C. y 15°C., y una humedad relativa de 60,0 a 80,0%.

estudio1

MÉTODOS
Selección y Distribución de los Animales Se trabajó en tres predios de pro.ducción lechera tecnificados. Dos predios, La Gloria y San Alfonso contaban con los datos y registros productivos y reproductivos además del diagnóstico serológico de BLV actualizado y el historial serológico de por lo menos un año atrás. En la Hacienda el Prado se realizó el  diagnóstico serológico actualizado de  BLV de los bovinos que fueron detec.tados como cero negativos mediante la prueba de Inmunodifusión en Gel Agar (IDGA) el mismo que se efectuó en el laboratorio de Sanidad Animal del Instituto Nacional Izquieta Pérez de Quito. Para la recolección de datos los animales estaban identificados plenamente con aretes en su oreja donde consta nombre del bovino, número y fecha de nacimiento. Los bovinos en estudio fueron divididos y agrupados  de acuerdo al número de lactancia y de acuerdo a su estatus serológico de LB. El grupo de bovi.nos divididos de acuerdo al número de lactancia se realiza a fin de poder estadísticamente comparar bovinos de una misma etapa productiva. De la misma forma, estos bovinos fueron divididos en dos grupos de acuerdo a su diagnóstico serológico en relación a LB (positivos y negativos). Según este estatus sanitario se compararon los parámetros productivos y repro.ductivos tomados de los registros correspondientes de cada predio en estudio.

Estudio de Parámetros Productivos y Reproductivos

Hacienda San Alfonso
En la Hacienda San Alfonso se realizó el estudio en 98 bovinos de los cuales 32 son serológicamente negativos y 66 serologicamente positivos, la razas manejadas en esta hacienda son Holstein en su mayoria, Holstein x Brown Swiss, Holstein x Jersey, Holstein x Montbeliarde, Holstein x Pizan. En esta hacienda se realiza inseminación artificial. Se ha venido haciendo el análisis de BLV años atrás pero desde noviembre del 2011 se maneja un control de la enfermedad mediante buenas prácticas sanitarias como son el uso de jeringuillas, agujas y guantes individuales por animal, separación de leche y calostro de bovinos seronegativos para terneras, para esto las vacas  negativas son las primeras en ser ordeñadas además la separación de la ternera recién nacida es inmediata.

Hacienda La Gloria
En la Hacienda La Gloria se realizó el estudio de 116 bovinos, de los cuales 22 fueron serológicamente positivos y 94 serológicamente negativos,  las razas manejadas son: Holstein, Hols.tein x Brown Swiss, Holstein x Mont.beliarde, en este predio no se pudo realizar el estudio de los parámetros productivos ya que no se poseen los registros. Este predio ha llevado ma.nejando un programa de erradicación de LB desde hace 6 años el mismo que se basa en realizar exámenes continuos de Leucosis a los diferentes grupos de bovinos, además cuentan con la evaluación de parámetros reproductivos mensual lo que les ayuda a ver qué animales serian los destinados para descarte. Realizan la separación de calostro de animales negativos para dar a los terneros de madres positivas y otras prácticas sa.nitarias como el uso de jeringas para cada animal, limpieza de comederos y bebederos diaria, descorne con descornador eléctrico previamente desinfectado, identificación con arete previamente desinfectado, se realiza exclusivamente inseminación artificial. Se lleva un sistema de vacunación es.tricto para el control de las principales enfermedades reproductivas.

Hacienda El Prado
En la Hacienda el Prado los bovinos en estudio fueron 105 a los bovinos serológicamente negativos se los volvió a muestrear para verificar su estado serológico dando como re.sultado 25 bovinos serológicamente negativos y 80 bovinos serológica.mente positivos. En este predio solo se realiza inseminación artificial, las razas que se manejan son Holstein, Holstein x Montbeliarde, Holstein x Brown Swiss, se hace un manejo correcto de los registros productivos y reproductivos en base a un programa computarizado.

RESULTADOS

RESULTADOS GENERALES DE LOS HATOS EN ESTUDIO POR PARÁMETRO
La investigación se realizó en un total de 319 bovinos ubicados en tres predios de producción lechera, de los cuales 168 bovinos resultaron seropositivos a BLV y 151 seronega.tivos a BLV. En el cuadro número 22 se puede apreciar que se trabajó con un total de 299 vacas y 20 vaconas.

Prevalencias de BLV por Haciendas La prevalencia es alta, concuerda con el estudio realizado por  Gustavo Monti y Héctor Tarabla en el 2001 en donde se encuentran prevalencias superiores al 70%. Se observa que  las haciendas El Prado y San Alfonso tienen prevalencias  altas de BLV que superan el 50%, en la hacienda La Gloria la prevalencia es del 19% debido al plan de control y erradicación que tienen implementado.
Prevalencia de BLV por Edades en los Bovinos en Estudio
Los 319 bovinos estudiados fueron separados en tres rangos de edad, en el cual dio como resultado que los animales entre 1-4 años tienen una prevalencia del 36,52%, los animales entre 5 -9 años tienen una prevalencia del 68% y los animales 9 – 12 años tienen una prevalencia del 81,48%, este resultado demuestra que BLV está ligado directamente con la edad, que se presenta especialmente en ganado adulto (Beer J.). Observándose un aumento progresivo de la positividad con la edad para alcanzar su mayor valor en los animales adultos (Rein.hardt). Los bovinos seropositivos se presentaron desde el primer parto, esto coincide a lo manifestado por Fetrow & Ferrer; quienes indican que los animales pueden infectarse con BLV a cualquier edad.
Intervalo entre Partos (IEP)
En el cuadro 4 se puede observar que para la variable intervalo entre partos si existen diferencias esta.dísticas significativas (p ? 0.05), en donde encontramos 433 días para los bovinos sero negativos y 481 días para los bovinos sero positivos.  Observándose una diferencia de 48 días entre los bovinos positivos y los negativos.

Intervalo Parto Concepción (IPC)

Para la variable Intervalo Parto Con.cepción existen diferencias esta.dísticas significativas (p ? 0.05), encontrándose un IPC de 142 días para los bovinos sero negativos y 219 días para los bovinos sero positivos. Concuerda con el estudio de Betan.cur H; en el que se encontraron dife.rencias significativas de prevalencia asociadas a las variables reproducti.vas de los bovinos.

Total Litros Lactancia (TLL)
Los animales seropositivos presen.taron una producción de 3675.71 lt. de leche, las cuales no fueron estadísticamente diferentes (p ? 0.05) a las vacas seronegativas con una producción de leche de 4134.49 lt de leche. Se manifiesta que la infección con BLV no afecta significativamente  la producción láctea en un hato le.chero. Esto concuerda con el estudio realizado por Villouta. C., en el que no hubo diferencias significativas en producción de leche. La diferencia en la producción de leche es de 458 litros, coincide con lo manifestado por Emanuelsson U., et al. Quienes indican que en un estudio se demos.tró que los hatos infectados con BLV presentaban una menor producción láctea (2,5 – 3 %) y un aumento en la tasa de descartes.

Duración de la Lactancia (DL)
Para la variable DL no existen diferen.cias estadísticas (p ? 0.05), encon.trándose 366 días para los bovinos cero negativos y 402 días para los bovinos sero positivos. Esto con.cuerda con el estudio realizado por Ballestero G; en el que no se deter.minó asociación epidemiológica entre el estatus serológico y parámetros reproductivos estudiados.

Número de Servicios por concepción (NSE)
Para la variable Número de servicios si existe diferencia estadística signifi.cativa (p ? 0.05), encontrándose 1,86 NSE para los bovinos cero negativos y 2,71 NSE para los bovinos cero positivos. En un estudio realizado Villouta. C., se determinó que esto podría estar relacionado con un efecto combinado de la edad, presión de selección por productividad y su asociación con la susceptibilidad/resistencia a la enfermedad.

CONCLUSIONES y RECOMENDACIONES

En los predios estudiados, es eviden.te que la prevalencia del Virus de la Leucosis Bovina es alta, incluyendo en los predios donde se tiene un plan de control y erradicación. Por lo tanto podemos asumir que este problema sanitario es el reflejo de lo que está sucediendo en las ganaderías de producción lechera a nivel nacional. Mediante este estudio se determinó que los bovinos pueden adquirir el Vi.rus de la Leucosis Bovina a cualquier edad y se presenta especialmente en ganado adulto, de acuerdo a los resultados obtenidos los bovinos  entre 1-4 años tienen una prevalencia del 36,52%, los animales entre 5-9 años tienen una prevalencia del 68% y los animales 9-12 años tienen una prevalencia del 81, 48%. Al agrupar los bovinos seropositivos y seronega.tivos de los tres hatos estudiados no se encontró diferencias significativas en cuanto a la producción de leche y duración de la lactancia.

El Virus de la Leucosis Bovina afectó significativamente (p ? 0.05) al nú.mero de servicios por concepción, al intervalo entre partos e intervalo parto - concepción en los hatos evaluados, lo que significa que hay  relación directa entre los bovinos cero positivos y las fallas reproductivas. Debido a la alta prevalencia del Virus de la Leucosis Bovina se recomienda implementar un programa de preven.ción y control de la diseminación de la infección, y dentro de lo posible, la eliminación de los especímenes se.ropositivos para lograr la erradicación de la infección.

Promover investigaciones sobre esta  enfermedad a nivel nacional, realizan.do estudios donde se demuestren las posibles relaciones directas que pueden existir entre el Virus de la Leucosis Bovina y los parámetros Reproductivos. Llevar registros claros y adecuados de los diferentes parámetros productivos y reproductivos que permitan establecer un control y evaluación para la posterior toma de decisio.nes. GI

Autor/es: Ing. Jhezabel Santamaría, Escuela Politécnica del Ejercito (ESPE) - Facultad de Ciencias Agropecuarias. Asesor Julio Paredes Muñoz – SALUD ANIMAL Animal Health

Leer más ...

La ganadería del Beni y la calidad de los pastos nativos frente a la de los pastos introducidos

  Producción  

Se describe aspectos generales sobre la ganadería del Beni, describiendo las especies mas importantes en la sabana estacional inundable beniana, su valor forrajero y nutritivo, comparando con pastos introducidos, en especial del género Brachiaria. Presenta resultados de trabajos del Centro Nacional de Mejoramiento de Ganado Bovino del Beni y una amplia revisión sobre condiciones climáticas, edáficas y formaciones vegetales. Se destaca las cualidades de los pastos naturales ya que constituyen la principal fuente forrajera con la cual la economía departamental ya que basa su desarrollo en la explotación de ganado de carne.

beni1

El departamento del Beni tiene en la actividad ganadera, su principal fuente económica productiva. Es a partir del siglo XVII que la ganadería vacuna de carne es introducida al Beni por las misiones jesuiticas.

Al momento y desde sus inicios, esta ganadería fue de tipo extensiva, ocupando la sabana natural con su gran diversidad de pastos naturales, para la producción de carne. Se estima que hay más de tres millones de cabezas de ganado en el Beni (Cuadro 1).

Los cuadros 3 dan información sobre las propiedades climáticas, ganaderas y edáficas de la región.

Por su parte, Sauma, citando a Beck, indica que en el Beni se tiene 110,426 km2 con vegetación de pastos y/o arbustos. De esa superficie, un 81% (casi 90,000 km2) corresponde a la sabana inundable con pastos y arbustos y un 12% (13,000 km2) a bajíos profundos y poco profundos, escenarios donde crece la pastura nativa del Beni.

Bajo este marco, la producción extensiva de carne es prácticamente el único sistema posible de producción de rumiantes en las sabanas estacionalmente inundadas del departamento del Beni. Por otra parte, la tenencia de la tierra en la región se caracteriza por grandes establecimientos privados, frecuentemente de varios miles de hectáreas. Los establecimientos medianos oscilan entre 2,000 y 4,000 ha. Entre Beni, Pando y santa Cruz, se estima que se desarrolla el 70% de la población ganadera de Bolivia.

2. El CNMGB su trabajo en pasturas naturales

En el contexto antes descrito, el Centro Nacional de Mejoramiento de Ganado Bovino (CNMGB) del Beni, de la Universidad Autónoma “José Ballivián”, con la finalidad de aumentar la velocidad de ganancia diaria de peso en bovinos, ha establecido la técnica de pastoreo racional en pasturas de braquiarias. A través de esta técnica, durante los últimos años, se ha conseguido ganancias promedio de 549 g/día en pruebas de ganancia de peso a pasto, de 280 días de duración, con animales Nelore, que han ingresado a las pruebas con 8 a 10 meses de edad (después del destete). Esta ganancia de peso permite que los bovinos alcancen el peso de faeneo (440 kg de peso vivo) a la edad de 24 meses. Este aumento en la velocidad de ganancia de peso, significa un aumento del casi 100%, comparado con el sistema tradicional extensivo que se usa en el Beni (Kohler).

A la hora de aplicar un sistema de pastoreo mejorado, se debe considerar que el nuevo sistema, aparte de aumentar el rendimiento animal, debe ser sustentable, es decir que no degrade el ecosistema; por lo que se debe tener cuidado en la aplicación de nuevas técnicas, respetando la fisiología vegetal para aumentar productividad en las pampas del Beni.

El sistema del pastoreo racional, consiste en proporcionar el alimento necesario a los animales en cantidad suficiente y calidad. En el CNMGB, los potreros tienen superficie de 10 hectáreas y están subdivididos en dos hectáreas con cerca eléctrica, el tiempo de ocupación es de 2 a 3 días con un periodo de descanso de 30 días en la época lluviosa. En la época seca el tiempo de ocupación es de 1 a 2 días y el periodo de descanso es de 45 a 60, dependiendo de la especie. El CNMGB-Beni, con la finalidad de ir conociendo los diferentes factores envueltos en el manejo de pasturas nativas, ha desarrollado algunas investigaciones en esta área, tanto en potreros con pastos nativos en el propio CNMGB en Trinidad y en algunas estancias próximas a San Ramón y San Joaquín en la provincia Mamoré.

3. Producción calidad de los pastos nativos de la sabana beniana

En base a trabajos realizados en San Ramón, San Joaquín y en Trinidad (Cuadro 4) por el CNMGB en los años 2003 y 2005, se puede afirmar que la calidad (valor nutritivo) de los pastos nativos, es similar y en algunos casos superior a los pastos introducidos o cultivados, en especial a las especies del género Brachiaria (Cuadro 5).

Sin embargo, la cantidad producida en base seca por hectárea por año, en las pampas ocupadas con pastos nativos, es 3 a 4 veces menor que los pastos introducidos, de ahí su menor capacidad de carga: 0.3 a 0.5 UA/ha/año (Unidades Animal por hectárea por año) frente a 1.0 a 1.3 UA/ha/año en pastos cultivados o introducidos (se considera 1 U.A = 400 kg de peso vivo, Kohler).

De acuerdo con el trabajo del CNMGB, en la provincia Mamoré, se ha medido que la producción anual de la pradera nativa, en 3 diferentes unidades de paisaje o fitofisionomías, es de alrededor de 4,600 kgMS/ha/año. Los rendimientos totales de la pradera nativa en la provincia Mamoré, no son muy bajos cuando son comparados con los rendimientos de los potreros con pastos introducidos o cultivados (Brachiaria, principalmente); pero se debe considerar que no todo el pasto que produce la pradera nativa, va a ser consumido por el ganado, ya que estos tienen preferencia por algunos pastos. Por tal motivo, para calcular la capacidad de carga animal, se debe tomar en cuenta solo la producción de los pastos mayormente consumidos por el ganado (Kohler).

Según las tablas de la NRC (USA), una vaca con cría con un peso promedio de 400 kg de peso vivo, para mantener su peso necesita ingerir diariamente 9.3 kg de materia seca con 9.2% de proteína bruta y 57% de Nutrientes Digestibles Totales, parámetros que se consiguen con la pastura predominante en las sabanas del Beni.

4. Principales especies nativas para la ganadería beniana

Diversos autores han identificado las principales especies forrajeras nativas para las sabanas del Beni.

Así, el Cuadro
6
detalla los principales géneros y especies predominantes en la eco región de sabana parcial y estacionalmente inundada, eco región propia donde la ganadería beniana se desarrolla.

Finalmente, Beck y Sanjinés; destacan 96 especies de pastos nativos principales en la sabana húmeda beniana a lo largo del río Yacuma, entre Santa Rosa y Santa Ana de Yacuma, agrupados en Gramíneas; Graminoides; Hierbas acuáticas; Hierbas y subarbustos; Arbustos y árboles; Lianas - Bejucos.

El listado completo se presenta en el Cuadro 7 y detalla, en la columna de observaciones, las cualidades forrajeras de cada especie o si acaso éstas no tienen esta relevancia y por el contrario son perjudiciales desde el punto de vista nutricional. GI

Autor/es: Carlos Montaño Campos. Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Autónoma del Beni. Docente Investigador, Técnico del Centro de Mejoramiento de Ganado Bovino del Beni.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: