Menu

loading...

Impacto del Flavofosfolipol (Máxifolipol) en la producción y calidad de leche de vacas Holstein

Impacto del Flavofosfolipol (Máxifolipol) en la producción y calidad de leche de vacas Holstein

El crecimiento demográfico ha traído como conse­cuencia el aumento en la demanda de alimentos. Hoy en día, se busca producir ali­mentos en cantidad, pero también con calidad e inocuidad. En los sistemas de producción de bovi­nos, se intenta mejorar la eficiencia en la producción de carne y leche manipulando la digestión en el ru­men, que presenta una población microrganismos constituida por bac­terias, protozoarios y hongos que degradan y fermentar el alimento. La digestión ruminal incluye la re­ducción de tamaño de partículas de alimento, degradación y utilización de sustrato por microorganismos, síntesis de biomasa microbiana, formación y absorción de Ácidos Grasos Volátiles (AGV), amoníaco (NH3), metano y dióxido de carbono, así como, el reciclaje de la materia microbiana y salida del contenido ruminal. En el rumen, la materia or­gánica se fermenta y se forman los AGV (acético, propiónico y butírico), mientras que la proteína se degrada a aminoácidos y amoníaco.

 

 

En los últimos 40 años se han descubierto y desarrollado compuestos químicos que mejoran la digestión ruminal. Es­tos compuestos son considerados como promotores de la producción e influyen en el metabolismo y absor­ción de nutrientes. El Flavofosfolipol es un promotor de la producción que se ha utilizado en diferentes especies de animales domésticos (cerdos, pollos de engorda, gallinas de postura, pavos y bovinos) para incrementar su producción.

 

Éste principio activo, también co­nocido como Bambermcina, Flavomicina o Moenomicina se obtiene principalmente de una bacteria Gram positiva denomi­nada Streptomyces bambergien­sis, aunque se han identificado otras especies de Streptomyces que lo producen (S. ghanaensis, S. ederensis y S. geysiriensis). Flavofosfolipol es un fosfoglico­lipido cuya fórmula molecular C69H107N4O35P presenta cuatro com­ponentes: moenomicina A, B1, B2 y C, siendo la moenomicina A, su ingrediente primario (Figura 1). Actúa eliminando principalmente bacterias Gram positivas y algunas Gram ne­gativas. Su efecto antibacteriano, lo realiza inhibiendo la síntesis de mureina, sustancia que proporciona rigidez a la pared celular bacteriana.

Impacto del Flavofosfolipol 2

 

La enzima glicosiltransferasa incor­pora el Flavofosfolipol a la cadena estructural de la pared celular bac­teriana, ahí inhibe la síntesis mureina, generándose una pared frágil que se rompe provocando la muerte de la bacteria. Flavofosfolipol es muy estable en presencia de las enzimas que participan en la digestión de los alimentos (tripsina, amilasa, lisozima y lipasa), en el rumen elimina bacte­rias Gram Positivas productoras de metano, el cual es energía que el bovino no puede utilizar y desecha al ambiente contribuyendo al efecto in­vernadero (calentamiento terrestre). Al eliminar bacterias metanogenicas, favorece el desarrollo de poblacio­nes bacterianas amilolíticas y celu­líticas que promueven la digestión de los forrajes y alimentos, mejora la absorción de nutrientes, incrementa la disponibilidad de ácido acético y propiónico ruminal (precursor de la glucosa y lactosa), aumenta la pro­ducción de ácidos orgánicos y amo­níaco intestinal, mejora digestibilidad de la proteína y utilización energía para mantenimiento y/o producción (leche, carne, desarrollo, reproduc­ción, etc). Como Flavofosfolipol no se desnaturaliza en el rumen, ejerce un efecto antibacterial intestinal evi­tando la colonización por bacterias patógenas y su respectiva produc­ción de toxinas, de tal forma, que reduce la incidencia de infecciones subclínicas.

Se ha utilizado en diferentes países del mundo y está aprobado para su uso en ganado bovino productor de leche y carne. Se proporciona en ali­mento para obtener beneficios fisio­lógicos, nutricionales y/o dietéticos. No ejerce acción terapéutica y actúa indirectamente en el mantenimiento del equilibrio de la flora bacteriana del tracto digestivo (rumen e intestino). El Flavofosfolipol es una macromolé­cula de comportamiento heteropolar que tiende a formar complejos difíci­les de absorber en el tracto digestivo de los bovinos. Estudios realizados en Alemania señalan que cuando se administra por vía oral y a la dosis recomendada, no se encuentran re­siduos detectables en carne (tejidos y órganos) y en leche; y solamente se pueden detectar cuando se ad­ministra 2,000 veces o más, la dosis recomendada.

Tampoco existe evidencia de in­compatibilidad cuando se mezcla con los alimentos, vitaminas, mine­rales, coccidiostatos y antibióticos. Flavofosfolipol es seguro para su uso como aditivo en la alimentación animal, ya que las células de los animales no contienen mureina y por lo tanto, no son vulnerables a dicho principio activo, además, no se utiliza en medicina humana y no genera resistencia. No presenta efectos carcinógenos, mutágenos, ni teratogénicos.

Impacto del Flavofosfolipol 3

 

Proporciona un efecto promotor de la producción cuando se adminis­tra por vía oral y a dosis iguales o menores de 200 mg por animal por día. La molécula se puede encontrar biológicamente activa en heces de animales tratados, pero se degrada rápidamente en el ambiente entre 3 y 5 días, por ello, las heces prove­nientes de dichos animales puede utilizarse para formar compostas y fertilizar campos de cultivo.

Está probado que Flavofosfolipol reduce la excreción de Clostri­dium perfringens y Salmonella enteritidis. Algunas bacterias como Pasteurella spp, Brucella spp, Salmonella spp y Escherichia coli son sensibles al principio ac­tivo. Estudios in vivo señalan que al suplementar Flavofosfolipol en cerdos y terneros se reduce en las heces, la excreción de Salmonella typhimurium y Escherichia coli. La Food and Drug Administration (FDA) en Estados Unidos, señala que para que un compuesto químico pueda ser usado como aditivo de ali­mento promotor de la producción en animales, no debe aumentar o pro­longar la resistencia de la Salmonella a los antibióticos; por el contrario, Flavofosfolipol disminuye la fármaco resistencia entre enteropatógenos, tales como: Salmonella spp, E. coli y Enterococcus faecium. También reduce la resistencia y excreción de Salmonella en terneros, cerdos y gallinas, por lo tanto, disminuye la incidencia de enfermedades en animales y humanos.

Es capaz de reducir la tasa de trans­ferencia de resistencia cruzada con penicilina, tetraciclina, estreptomi­cina, eritromicina u oleandomicina. Por otro lado, estudios realizados en Bulgaria, Egipto, Polonia, Alemania y Estados Unidos han demostrado que Flavofosfolipol aumenta las ganancias de peso, mejora la conversión y eficiencia alimen­ticia en bovinos en corral de engorda y/o pastoreo.

Cuando se proporciona en el concentrado a terneros a razón de 160 mg de Flavofosfolipol por animal por día, aumenta la concentración de amoníaco ru­minal, la digestibilidad de materia seca y las ganancias de peso. En toros de engorda en corral, alimentados con dietas basadas en remolacha y suplementados con 50 mg de Flavofosfolipol por día, aumentan 15.2% sus ganancias diarias de peso y mejoraron en 9% su conversión alimenticia. En vacas en pro­ducción láctea, Flavofosfolipol, incrementa la producción láctea, mejora la calidad de la leche (contenido de grasa y proteína) y reduce células somáticas. Para la aprobación del uso de Flavofosfolipol en vacas en pro­ducción láctea por la FDA, se realizó un estudio en el centro de investigación de productos lácteos de la Universidad de Tucson, Arizona. Dicha inves­tigación incluyó un estudio en lactación (34 vacas multíparas y 29 primíparas en lactancia) y un estudio metabólico en vacas Holstein por un periodo de 2 años (2 lactancias y 2 periodos secos), donde se determinó los efectos que se presentan en vacas Holstein en producción láctea, cuando se proporcionan Flavofosfolipol a diferentes dosis (0, 30, 60, 90 y 0,75, 150 mg por vacas por día).

Se midió la respuesta en produc­ción y calidad de leche (contenido de grasa y proteína), reproducción y salud, patrones de fermentación y digestión ruminal de proteína y fibra. Se encontró que las vacas multíparas que se les proporcionó Flavofosfolipol a una dosis de 90 mg por vaca por día, aumentaron en forma significativa (P < .05) el consumo de materia seca (CMS), la producción de leche, la calidad de leche (cantidad de grasa y sólidos en leche) y eficiencia alimenticia, en los 305 días de lactancia (Cuadro 1).

Se aprecia que Flavofosfolipol incre­menta el consumo de materia seca en 3.1 kg por vaca día, la producción de leche en 6 kg por vaca día, la cantidad de grasa en leche en 300g por vaca por día (Cuadro 1).

La eficiencia de la producción y calidad de leche (Kg de CMS/ Kg de grasa corregida en leche (GCL) y solidos corregidos en leche (SCL), también mejoraron significativamen­te (Cuadro 1).

Impacto del Flavofosfolipol 4

 

Las vacas primíparas que recibieron 90 mg de Flavofosfolipol por día pre­sentaron menos días abiertos (74.6 días) y un intervalo entre partos más corto (77.6 días), que las vacas no tratadas (Cuadro 2).

Impacto del Flavofosfolipol 5

 

La condición corporal y el peso corporal de las vacas primíparas y multíparas no presentaron cambios significativos con el uso de Flavofos­folipol (Cuadro 3).

Impacto del Flavofosfolipol 6

 

El líquido ruminal de vacas tratadas con Flavofosfolipol presento menor cociente en la relación acetato: propionato y mayor concentración de amoniaco en comparación con los controles (Cuadro 4).

Impacto del Flavofosfolipol 7

 

Con la adición de Flavofosfolipol, la digestibilidad de la materia seca, la proteína cruda y la fibra ácido detergente se modificaron en ru­men, aunque no significativamente (Cuadro 5).

Impacto del Flavofosfolipol 8

 

La digestibilidad total de la fibra de­tergente neutro en el tracto digestivo fue menor para las vacas tratadas con 75mg de Flavofosfolipol en com­paración a los controles (Cuadro 5), sin embargo, las vacas que reciben 75 mg de Flavofosfolipol tuvieron significativamente mayor propor­ción de proteína cruda bacteriana en duodeno que las vacas control (Cuadro 6).

Impacto del Flavofosfolipol 9

El estudio concluye que Flavofos­folipol aumenta la eficiencia en la producción de leche en cantidad y calidad (grasa y sólidos) y conside­ra que las mejoras están relacio­nadas a mayor disponibilidad de proteína bacteriana en duodeno (Cuadro 6). GI

 

 

 

 

 

 


 

Fuente: Pisa Agropecuaria, Pisa Agropecuaria

Modificado por última vez enMartes, 07 Junio 2016 11:37
volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: