Menu

loading...

Efecto de la edad a destete y la alimentación preferencial sobre la pubertad en terneras Hereford

Efecto de la edad a destete y la alimentación preferencial sobre la pubertad en terneras Hereford

La edad a la pubertad y al primer parto afectan la pro­ductividad de los vientres y el ingreso económico de los productores (Lesmeister et al., Soares de Lima). Bajas tasas de ganancia de peso antes del destete y bajos pesos al destete se asocian con retrasos en la edad a la puber­tad (Wiltbank et al., Arije y Wiltbank).

 

En los sistemas criadores extensivos en base a pastoreo de campo natural, las variaciones estacionales y anuales en la cantidad y calidad de forraje limitan la ingesta de energía y proteí­na, y retrasan la manifestación de la pubertad (Berretta et al). Por lo tanto, aumentos en el plano nutricional en etapas tempranas del desarrollo podrían estimular una pubertad más temprana y aumentar la productivi­dad del rodeo de cría (Wiltbank et al; Hopper et al; Hall et al; Gasser et al; Roberts et al).

Se han desarrollado diferentes sis­temas de manejo para acelerar el crecimiento de las terneras y acelerar la aparición de la pubertad (Patter­son et al.). Se ha sugerido que la ganancia de peso pre-destete tiene un mayor impacto que la ganancia de peso pos-destete (Wiltbank et al). Terneras destetadas entre los 67 y 152 días de edad tuvieron mayores tasas de ganancia de peso y fueron más pesadas que terneras desteta­das entre los 215 y 230 días de edad (Neville y McCormick; Myers et al). La combinación del destete precoz y la administración de una dieta alta en energía hasta los 400 días de vida, es un método efectivo para inducir la pubertad precoz (<300 días en vaqui­llonas para carne) (Gasser et al). Sin embargo, en nuestros sistemas de producción, las terneras destetadas en forma precoz logran bajas tasas de ganancias, que en las mejores situaciones se igualan a las obteni­das por terneras que permanecen al pie de la madre (de Castro et al). La alimentación preferencial de terneros lactantes (creep feeding) permite acelerar las tasas de ganancia de peso y aumentar los pesos al destete (Faulkner et al; Loy et al). Trabajos previos sobre el efecto del creep fe­eding en terneras para carne no han mostrado el efecto de este sistema de manejo sobre la edad a la pubertad (Holloway y Totusek). Existe además falta de información sobre los efectos de diferentes sistemas de manejo sobre los patrones de crecimiento y desarrollo y la edad a la pubertad en terneras para carne en condiciones de pastoreo.

Las vaquillonas entran en pubertad cuando alcanzan una proporción (60-65%) del peso adulto proyectado (Freetly et al). El proceso de creci­miento y maduración de los tejidos es regulado por el eje somatotrófico, las hormonas metabólicas y los metabolitos, que afectan directa o indirectamente la actividad de las neuronas productoras de GnRH en el hipotálamo (Stewart y Rotwein). El IGF-I contribuye a la iniciación de la pubertad, estimulando la liberación de LHRH desde el hipotálamo (Hiney et al.), mientras que una reducción en los niveles circulantes de IGF-I se asocian con un retraso en el inicio de la pubertad (Danilovich et al). A pesar de que la acción del IGF-I en la activación del eje reproductivo ha sido claramente demostrado, el patrón de cambio de estas hormonas en vaqui­llonas para carne en condiciones de pastoreo sometidas a diferentes sis­temas de manejo no ha sido descrito.

Por lo anteriormente mencionado nos planteamos la hipótesis de que terneras destetadas a los cinco me­ses de edad y suplementadas al pie de la madre, tendrían mayores tasas de ganancias y peso al destete, lo que redundaría en una menor edad a la pubertad, respecto a terneras destetadas a los cinco meses y no suplementadas al pie de la madre y terneras destetadas en forma precoz, a los dos meses de edad.

El objetivo de este experimento fue estudiar el impacto de la edad al destete (dos y cinco meses) y del plano nutricional al pie de la madre, sobre las tasas de ganancia de peso, el peso a los cinco meses de edad, la edad a la pubertad y las concentra­ciones de IGF-I en terneras Hereford.

MATERIALES Y MÉTODOS

2.1. Tratamientos

Durante tres años consecutivos (2007 a 2010), se utilizaron 151 terneras Hereford de 87±15 kg de peso vivo, que fueron distribuidas al azar en tres tratamientos: 1) Destete precoz (DP); terneras destetadas con dos meses de edad y que pastorearon en campo natural a bajas cargas (dos a tres terneras/ ha) y recibieron un suplemento al 1.5 % del peso vivo hasta los cinco meses de edad; 2) Destete tradicional (DT) a los cinco meses de edad, con creep feeding (CF; DT+CF) o sin creep feeding (DT-CF) (Figura 1). Las terneras tenían acceso al suplemento en un área de exclusión que impedía el ingreso de sus madres, donde recibieron en promedio 1,5 ± 0,1 kg de suplemen­to. El suplemento fue el mismo para las terneras DP y DT+CF, aportando 23 ± 3% PC, 15 ± 2% FDA, 36,1% FDN, 6 ± 1% de cenizas con una concentración energética de 2,8±0 Mcal EM/kg MS. La disponibilidad de forraje fue de 1649 ± 20 kg MS/ha, de una pastura con un contenido de 9 ± 0,1% PC, 47,1% FDA y 67 ± 3% FDN, aportando 2 ± 0 Mcal EM/ kg MS. A partir de los cinco meses de edad, las terneras pastorearon en avena (Avena bysantina) con una asignación de forraje del 6 kg MS/kg PV y fue­ron suplementadas con afrechillo de trigo peleteado al 1% del peso vivo. La avena aportó un 2,5 de Mcal EM/ kg MS y 16% de PC, mientras que el afrechillo de trigo aportó 2,8 de Mcal EM/kg MS y 17,5% de PC. El intervalo de tiempo entre los 2 y 5 meses fue definido como el Período I, y entre los 5 y 14 meses como Período II.

Efecto de la edad a destete  2

 

 

2.2. Determinaciones en los animales

Las terneras se pesaron cada dos semanas desde los dos meses hasta los 14 meses de edad. A partir del destete todas las terneras pastorea­ron juntas en pasturas mejoradas con suplementación al 1% del peso vivo. A los cinco meses se evaluó la composición corporal mediante la prueba de la urea (Ferrell y Jenkins), y se extrajo una muestra de sangre para medir las concentraciones de IGF-I. A partir del destete y cada dos semanas, se realizaron registros de peso, se evaluó la presencia de cuer­po lúteo (CL) por ecografía (indicativo de pubertad). Cada ocho semanas se midió la altura de anca y se evaluó la evolución de la composición corporal mediante mediciones ultrasonográ­ficas del área de ojo de bife (AOB), espesor de grasa subcutánea entre la costilla 12a y 13a (GR), espesor de grasa subcutánea en la unión de los músculos bíceps femoral y el músculo glúteo medio (P8) y porcentaje de grasa intramuscular en el músculo largo dorsal (marmoreo).

2.3. Análisis estadístico

Las variables con mediciones repetidas (peso vivo, condición corporal, altura, composición corporal, producción de leche, composición de la leche) se anali­zaron utilizando modelos mixtos en SAS, utilizando al año como efecto al azar. La edad a la pubertad y el momento en que ocurrió la con­cepción se compararon mediante análisis de supervivencia, utilizando el proc lifetest de SAS. Las variables que afectan la edad a la pubertad se estudiaron mediante regresión múltiple, utilizando modelos linea­les generalizados en SAS. Las variables incluidas en el modelo fueron: ganancia en los períodos 2 a 5 meses (PI) y 6 a 15 meses (PII), AOB, marmoreo, espesor de grasa, espesor de grasa 2 (varia­ble cuadrática) y P8. Los efectos fueron considerados significativos si P<0,05.

RESULTADOS

3.1. Evolución de peso vivo y tasas de ganancia

La Figura 1 muestra que las terneras DT+CF fueron mas pesadas desde los dos a los 14 meses de edad que las terneras DTCF, y éstas más pe­sadas que las terneras del grupo DP.

Las tasas de ganancia fueron consis­tentemente mayores en el período I en las terneras DT+CF respecto a las DT-CF y las de éstas mayores a las del grupo DP (Cuadro 1).

Efecto de la edad a destete  3

3.2. Composición corporal

La composición corporal no estuvo afectada por la edad al destete o el creep feeding (Cuadro 2).

Efecto de la edad a destete  4

 

 

Continuará…

 

 

 

 

 


 

Fuente: Autor/es: C. ,Viñoles1, D.Guggeri2 P. Cuadro3, R. Cuadro4 M. Jaurena4, I. De Barbieri5 G. Brito6, F. Montossi7 1Med.Vet. Ph.D.Progr. Nac. Producción Carne y Lana. INIA Tacuarembó. 2Med.Vet. Estudiante de Maestría. Progr. Nac.Producción Carne y Lana. INIA Tacuarembó. 3Tec. Agr. Progr. Nac.Producción Carne y Lana. INIA Tacuarembó. 4Ing. Agr. Progr. Nac. Pasturas y Forrajes. INIA Tacuarembó. 5Ing. Agr. Progr. Nac.Producción Carne y Lana. INIA Tacuarembó. 6Ing. Agr. Ph.D. Progr. Nac.Producción Carne y Lana

Modificado por última vez enLunes, 04 Julio 2016 10:58
volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: