Menu

loading...

Efecto del grano seco de destilería en las características de la canal de bovinos alimentados a base de forraje Destacado

Efecto del grano seco de destilería en las características de la canal de bovinos alimentados a base de forraje

El grano seco de destilería (GSD) es un alimento rico en proteína y energía y es una excelente fuente de alimento para el ganado de engorda. Sin embargo, el uso del GSD es controversial por lo que el objetivo de este trabajo fue evaluar el nivel de forraje y GSD en las características de la canal y calidad de la carne de bovinos.

Se utilizaron 16 becerros cruzados (350±20 kg PV) alimentados con: T1= 35 % heno de alfalfa (HA), 0% grano seco de destilería (GSD), 19 % harinolina (H), 45.5 % maíz rolado (MR) y 0.5 % minerales; T2= 35 % HA, 15% GSD, 8.0 % H, 41.5 % MR, 0.5 % M; T3= 65 % HA, 0% GSD, 11.0 % H, 23.5 % MR, 0.5% M; T4= 65 % HA, 15 % GSD, 19.5 %MR y 0.5% M. Los datos obtenidos fueron analizados con un diseño completamente al azar con arreglo factorial 2 X 2. Una interacción entre el nivel forraje y la concentración de GSD se detectó en el peso de la canal caliente (PCC), y área del ojo de la costilla (AOC) (P<0.05). Sin embargo, la interacción entre el nivel de forraje y GSD no fue significativa (P>0.05) para el rendimiento. Se observó 20 % de incremento en el PCC con alto nivel de forraje. El promedio de grasa y proteína registrados en el músculo Longissimus dorsi de los bovinos finalizados con las dietas de este experimento fue de1.23 y 19.7% respectivamente.

La inclusión de GSD en dietas bajas en forraje incrementó el PCC y el AOC. Los resultados obtenidos en este estudio confirman que el empleo de GSD en dietas altas y bajas en forrajes son controversiales, por lo que se recomienda seguir evaluando diferentes niveles de GSD y forraje. Los programas de alimentación de bovinos tienen como objetivo lograr que los animales lleguen a un peso óptimo en un menor período de tiempo. Estos programas representan el factor más costoso en la engorda de bovinos (Kalscheur y García); debido a que la alimentación es a base de granos y concentrados.

efecto1

Sin embargo, hoy en día también se proporcionan dietas con altas cantidades de forrajes los cuales son la base de la producción ganadera, ecológica y natural. Además, es la forma de producir productos de origen animal más sanos (Bech-Larsen y Grunert). En diversos estudios científicos se ha encontrado que la calidad de la carne y la vida de anaquel se han mejorado cuando el ganado bovino es finalizado con dietas altas en forraje (O’Sullivan et al., Gatellier et al).

Por otro lado, con el auge de la industria de los biocombustibles, la producción de los residuos de destilería de granos se ha incrementado, de tal manera que la inclusión de estos residuos en dietas para ganado bovino se ha convertido en una práctica cotidiana. Se ha encontrado que la incorporación de grano seco de destilería (GSD) con solubles en dietas de bovinos reducen los costos de alimentación ya que se consideran una excelente fuente de proteína, energía, fósforo y otros nutrientes (Klopfenstein et al).

Sin embargo, son pocos los estudios en que se ha evaluado el GSD en dietas altas y bajas en forraje para bovinos en engorda. Por lo anterior, el objetivo de este trabajo fue evaluar el comportamiento productivo y las características de la canal en becerros alimentados con GSD en dietas altas y bajas en forraje.

MATERIALES Y MÉTODOS
La prueba de alimentación se realizó en un corral de engorda ubicado en el km 10.5 de la carretera Durango- Parral ubicado a 23 o 51’ N y 104 o 1 5’ O a 1730 msnm. Con una temperatura y precipitación media anual de 17.5°C y 450 mm respectivamente (INEGI). Los análisis de laboratorio se llevaron a cabo en el Laboratorio de Posgrado de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Juárez del Estado de Durango.

Para determinara las características de la canal se utilizaron 16 becerros de componente racial 1⁄2 Angus x 1⁄2 Beef master (350 ± 20 kg PV) los cuales fueron vacunados, desparasitados, y vitaminados. Enseguida, se distribuyeron en 4 grupos de 4 animales y se alojaron en corraletas individuales provistas de bebederos y comederos para asignarles una de cuatro dietas experimentales cuya composición se muestra en la Tabla 1. Las dietas se proporcionaron a las 0800 h y 1600 h y se formularon para cubrir los requerimientos de proteína y energía de bovinos en crecimiento-finalización (NRC). Las dietas y los rechazos se pesaron diariamente. El consumo se ajustó al 2.6 % del PV de los animales (Zinn). Después de los 120 d de alimentación los becerros fueron pesados y sacrificados en el rastro TIF de la Unión Ganadera Regional de Durango.

El sacrificio se realizó mediante aturdimiento con pistola de perno cautivo, posteriormente se cortó la yugular para el sangrado. Las canales fueron cortadas longitudinalmente y se registró el peso de la canal caliente en una báscula de riel electrónica. El área del ojo de la costilla (AOC) fue medida en la canal fría a la altura de la 12a costilla 24 horas después del sacrificio, de acuerdo a las normas establecidas por la USDA (Kempster et al).

El rendimiento se calculó de la siguiente manera; R= (peso de la canal caliente/ peso final)*100. A las muestras de carne y de los ingredientes de las dietas se les determinó el contenido de materia seca (MS), Proteína cruda (PC), extracto etéreo (EE) de acuerdo a los procedimientos establecidos por AOAC. Las variables de las características de la canal fueron analizados con un diseño completamente al azar con un arreglo factorial 2 X 2. En el análisis de la información se utilizó el procedimiento GLM de SAS.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Características de la canal.
Se registró una interacción entre el nivel de forraje y GSD en PCC y AOC (P < 0.05) Tabla 2. En dietas bajas en forraje el GSD incrementó 13.73 % el PCC; mientras que en dietas altas en forraje con la adición de GSD el PCC disminuyó. Sin embargo, en dietas bajas en forraje el GSD incrementó 5% el AOC; mientras que en dietas altas en forraje el GSD disminuyó 7.9 % el AOC. Sin embargo, Schoonmaker et al., y Depenbush et al., registraron incrementos del 2% en el PCC en novillos suplementados con GSD. El rendimiento de la canal se encuentra dentro del rango descrito por Hernández et al., quienes reportan rendimientos de 53 a 57.8%. Mientras que, Gunn et al., mencionan 62 % de rendimiento de la canal de novillos finalizados con GSD y May et al., 62.3 % en becerros suplementados con 25 % de GSD.

El promedio del AOC fue de 94.5 cm2 y es superior al reportado por Buckner et al., Loza et al., y Koger et al., en novillos finalizados con GSD. Las diferencias observadas en este estudio en las variables relacionadas con la calidad de la canal podrían ser una respuesta a los diferentes niveles de forraje y GSD administrados en las dietas experimentales.

Probablemente se explican a partir de la disponibilidad de almidón en el concentrado y el GSDS, puesto que la baja disponibilidad de almidón en el GSD afecta principalmente la deposición de grasa y el AOC (Larson et al).

Calidad de la carne de la canal
El contenido de MS, PC, EE y C de la carne de los bovinos alimentados con las dietas experimentales se muestran en el Tabla 3. El mayor contenido de grasa encontrada en el músculo Longissimus dorsi de los bovinos finalizados con las dietas de este experimento fue 1.24% menor al reportado por Dinh et al., en novillos alimentados con una dieta con 13 g de proteína. Mientras que, Aharoni et al., registraron un 20.7 % de proteína y 1.5% de cenizas en novillos alimentados con dietas con diferentes niveles de forraje. Sin embargo, Dinh et al., reportaron cantidades de 21.3 % de PC en la carne de novillos alimentados con diferentes dietas.

Las diferencias observadas en este estudio en las variables relacionadas con la calidad de la canal podrían ser una respuesta a los diferentes niveles de forraje y GSD administrados en las dietas experimentales. Probablemente se explican a partir de la disponibilidad de almidón en el concentrado y el GSDS, puesto que la baja disponibilidad de almidón en el GSD afecta principalmente la deposición de grasa y el AOC (Larson et al).

CONCLUSIONES
La inclusión de GSD en dietas bajas en forraje incrementó el PCC y el AOC. El promedio en el rendimiento de la canal en los novillos fue de 59%. Los resultados obtenidos en este estudio confirman que el empleo de GSD en dietas altas y bajas en forrajes son controversiales, por lo que se recomienda seguir evaluando diferentes niveles de GSD y forraje. GI.

Autor/es: *Herrera T.E., Reyes H.E., Murillo O.M., Villareal R.G.

Modificado por última vez enMartes, 08 Marzo 2016 01:38
volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: