Menu

loading...

Vacas sanas, ambiente sostenible

Vacas sanas, ambiente sostenible

Fenómenos como el cambio climático, el Niño, desertificaciones, deforestación, gases de efecto invernadero y otros, son temas centrales en muchos foros, investigaciones, columnas y reportajes que diversos especialistas, escritores, políticos, líderes de organizaciones mencionan que la ganadería es el sector productivo con mayor impacto negativo en el medio ambiente, creando una verdadera animadversión hacia la actividad pecuaria, por lo que se ha creado un paradigma. 

Adicional a lo señalado, el documento llamado “Livestock’s Long Shadow”, (La Larga Sombra de la Ganadería) editado por la FAO-Livestock’s Environmental and Development (LEAD, por su sigla en inglés), menciona que la ganadería es más contaminante que la industria automotriz. 

Lo anterior, porque lanza al ambiente 18% de los gases de efecto invernadero (GEI) de las emisiones antropogénicas, que emiten dióxido de carbono (32% por deforestación, degradación de suelo, deserti cación, etcétera); 25% por la fermentación ruminal y entérica del ganado (metano principalmente) y también óxido nitroso proveniente del manejo de excretas y estiércol (31 por ciento). 

A los datos expuestos agreguemos otras ideas que se for- maron en el siglo pasado acerca de que la deserti cación fue provocada por el pastoreo de ganado en las praderas naturales en varias regiones del mundo, que la defores- tación fue utilizada únicamente para abrir nuevas tierras de pastoreo para el ganado y, en un ejemplo extremo, la cacería de miles de elefantes y otros herbívoros en África como medida para reducir el daño y darle la opción a la tierra de alimentar a los animales que el hombre conside- raba conveniente y no, la naturaleza. 

El panorama se agrava más si recordamos que hace unos años la OMS (Organización Mundial de la Salud) indicó que la carne era causante de cáncer, sin la debida precaución de mencionar las consideraciones al respecto, situación que más adelante tuvo que aclarar. 

En México se han liberado más “informes” que aportan al tema: un informe del 2013 hecho por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) señala que 80 Mt de dióxido de carbono equivalentes, emitidas en el país, son provenientes de actividades agropecuarias; la ganadería aporta 65 Mt- CO2 equivalente al ambiente y la equipara al consumo de energía residencial y comercial (10 por ciento). 

El país contabiliza más de 100 millones de hectáreas dedicadas a la ganadería con un inventario de rumiantes (bovinos, ovi-caprinos) cercano a 50 millones de cabezas, mismas que son consideradas como causa para el cambio de uso de suelo, la deforestación y erosión. 

Bien, este paradigma se asemeja, en proporción guar- dada, a mencionar que la tierra es plana o que el sol gira alrededor de la tierra. Sin pretender ser un Galileo de la ganadería, sí hay que mencionar los bene cios que las vacas en pastoreo aportan para crear un ambiente sos- tenible para el mundo. 

Las buenas prácticas en la actividad pecuaria son parte de la solución para poder rescatar suelos, agua y la bio- diversidad en diferentes regiones del país. 

Comenté la percepción que se tiene de la actividad pecua- ria respecto del daño para el medio ambiente; ahora haré mención y destacaré el concepto de ganadería sostenible, el cual ha tenido varios promotores como Allan Savory, un ícono en el tema con su Gestión Holística y Pastoreo Tec- ni cado, que han permeado en la ganadería internacional. 

El modelo de Savory busca encontrar el equilibrio entre los ciclos biológicos y los económicos, enfocados en mejorar aspectos ambientales, productivos, sociales y de rentabilidad de la actividad. 

En el país, ya desde los años 60 del siglo pasado, se generó una corriente de productores comprometidos con la ganadería y el ambiente, que han implementado activi- dades tendientes a contribuir a recuperar zonas afectadas y hacerlas productivas, como el pastoreo tecni cado, optimizar el uso de agua, incrementar la productividad y recuperar especies nativas, entre otras más. 

Así, surge el holismo como alternativa para lograr la recu- peración de tierras, que apuesta por el uso racional de los recursos con que cuenta la empresa, además de entender y conocer el comportamiento del dúo animal-ambiente y, entonces, conjugarlo con los parámetros productivos y nancieros para lograr la rentabilidad y sostenibilidad de la ganadería. 

Actualmente, existe una serie de instituciones guberna- mentales y de la sociedad civil trabajando con el desarrollo de proyectos que contribuyen a combatir el cambio cli- mático a través de la ganadería sostenible, con prácticas como: manejo rotacional del pastoreo, la recuperación de la capa vegetal que permite incrementar el carbono orgánico en el suelo con una mayor cubierta de bioma- sa vegetal, evitándose la deserti cación, y conservar el agua de lluvia y recuperación de cauces de ríos; estas prácticas generan mayor producción de forraje verde, disponible para el ganado, que al mejorar su condición corporal mejorará su microambiente y, en suma, aporta a un ambiente sostenible. 

FIRA ha contribuido con el fomento de la ganadería sos- tenible teniendo como base el holismo desde los años 80, a través de la promoción y diseño de esquemas técnico- nancieros para apoyar a empresas ganaderas en la implementación de dicho modelo. En la región norte del país, Coahuila, Chihuahua, Sonora y Nuevo León son estados donde los ganaderos han implantado este modelo con resultados importantes y dignos de conocer. 

Bajo el actual contexto, es impostergable implementar el modelo holístico para la adopción de practica sostenibles en todas las regiones ganaderas del país, áridas, templa- das y tropicales, sumando tecnologías como el manejo de excretas con biodigestores, generación de energías limpias con sistemas fotovoltaicos, cosecha de agua con ollas de captación, sistemas de riego tecni cado, entre otras. 

Para lograr la transición de un rancho tradicional a una ganadería sostenible, se cuenta con la experiencia tec- nológica y nanciera para diseñar modelos de inversión rentables que apoyen este cambio, complementándose con programas de apoyo como los de fomento ganadero de la Sagarpa, programa de proyectos sostenibles de FIRA, entre otros, que promueven un modelo sostenible para la ganadería en México; conocerlos está al alcance de todos en su portal de Internet, www. ra.gob.mx. GI 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Fuente: Eduardo Trejo González, especialista de la Dirección Técnica y de Redes de Valor de FIRA. 

Modificado por última vez enViernes, 27 Enero 2017 10:37
volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: