Menu

loading...

Desaparecen vacas lecheras… con todo y granjas

Desaparecen vacas lecheras… con todo y granjas

En los últimos meses, cuando menos nueve ganaderos lecheros de tamaño chico y mediano han desaparecido en Aguascalientes, cuyas cabezas de ganado fueron adquiridas a precios justos por las empresas cada vez más grandes y que van monopolizando al sector, denunció el presidente de la UGRA, Juan Pablo Franco Díaz.

Asimismo, añadió que cuatro establos se unieron en uno solo para encarar la competencia que representan las grandes empresas y aspirar a sobrevivir en este mercado que sacrifica a los productores lecheros.

En este momento, la tendencia a desaparecer de los ganaderos pequeños y medianos es cada vez más creciente y ellos son quienes más empleos generan en este sector, ya que una gran cantidad de personas se autoemplean y lo han hecho por generaciones, cuya realidad está llegando a su fin.

De los dos mil ganaderos afiliados a la UGRA, dijo que casi una decena ha dejado su actividad, lo que ha representado la desocupación de cuando menos cincuenta personas, a razón de cuatro o cinco empleados por establo.

Respecto a las docenas de cabezas de ganado vendidas por esos ex ganaderos, apuntó que fueron adquiridas por los ganaderos de las empresas grandes como Lala, las cuales sí compran a precio justo los animales, pero no lo hacen acerca de la leche, razón por la cual obligan a los ganaderos aguascalentenses a vender.

Juan Pablo Franco señaló que en las vísperas de la Semana Santa, la producción de leche suele aumentar en Aguascalientes, gracias a la temporada de calor, y este 2017 se ha registrado una buena producción de leche en la entidad.

Aguascalientes registró una buena temporada de lluvias durante el 2016, lo que permitió la generación de pasturas a favor de los animales. Sin embargo, el problema para este sector radica en el precio de la leche, ya que aquí su producción cuesta ocho pesos por litro y eso debería estarse pagando al productor por parte de las empresas compradoras del líquido.

Sin embargo, el productor lechero no recibe el justo pago acorde al precio internacional de la leche, cuando aquella baja, al día siguiente sí se aplica a los lecheros locales, pero cuando sube, simplemente no se ha querido reconocer y generar mejores condiciones a las empresas locales de tamaño pequeño y mediano.

Lo anterior sucede porque las grandes empresas se ponen de acuerdo entre sí para comprar el litro de leche a un precio establecido por ellas, sin embargo, ese se comercializa a razón de 14 pesos, que representa más del doble del precio que se paga a los productores que oscila en los seis pesos.

Hace algunos años se hablaba de centavos sobre la diferencia entre el precio de producción y precio al consumo, pero esa diferencia se ha disparado en un 100%, concluyó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Fuente: El Heraldo de Coahuila 

 

volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: