Según un estudio llevado a cabo en la Universidad Estatal de Oregón, vacas alimentadas con semillas de lino, producirían leche que contiene más ácidos grasos omega-3 y menos grasa saturada.