Menu

loading...

Concentraciones de testosterona y comportamiento conductual de machos holstein inmunocastrados durante su engorda

Concentraciones de testosterona y comportamiento conductual de machos holstein inmunocastrados durante su engorda

Con el propósito de evaluar el efecto de la inmunocastración sobre los niveles de testosterona y comportamiento conductual, 720 machos Holstein con un peso vivo promedio de 232±1.19 kg, fueron divididos en dos tratamientos.T1: placebo (machos enteros) vs T2: inmunocastrados con Bopriva. Se encontraron diferencias en los niveles de testosterona hasta el día 181 de engorda, observándose niveles mas bajos (P<0.05) en machos inmunizados (0.22 ng/ml) comparado con el grupo placebo (0.42 ng/ml). El número de eventos en montas, signo de flehmen, emisión de topetazos y olfateos fueron diferentes (P<0.05) entre tratamientos, mientras que en acicalamiento, cabeza baja y vocalizaciones el número de eventos fueron similares (P>0.05) entre tratamientos. 

Los niveles de testosterona y diferencias sobre el comportamiento de los animales entre tratamientos se atribuyen a la producción de anticuerpos por el sistema inmune del animal en respuesta a Bopriva. 

Los resultados sugieren que la inmunocastración resulta ser una alternativa para mejorar el bienestar animal creando un ambiente menos hostil. 

Actualmente los productores de ganado de carne del norte de México han considerado como una opción la engorda de becerros Holstein, ya que de los animales nacidos en los establos lecheros en donde se utiliza la raza Holstein solo seleccionan hembras para reemplazo, por lo tanto los machos no son de utilidad para la explotación y se comercializan a un precio más bajo que los animales especializados en la producción de carne (hasta 8 pesos menos por kg de peso vivo), estos animales presentan ciertas ventajas para el engordador de ganado ya que producen una canal de buena calidad, pueden entrar al corral con un peso de aproximadamente 136 kg y al finalizar pueden alcanzar los 590 kg en aproximadamente un año de engorda. Sin embargo, el efecto de la inmunocastración sobre niveles de testosterona y comportamiento conductual pueden resultar peligrosos si se mantienen como animales enteros (Duff y McMurphy); ya que se incrementan los comportamientos agresivos entre ellos y hacia las personas, por lo tanto son más difíciles de manejar y más propensos a experimentar estrés y como consecuencia la canal puede presentar defectos de calidad como lo es la carne DFD. Una forma de disminuir la ocurrencia de estos eventos es a través de la inmunocastración. 

Este procedimiento actúa mediante la inyección de un análogo del GNRH, el cual generara una respuesta inmune tal como si se tratase de una vacun contra un virus o una bacteria (Rault et al.), por lo tanto estimula la producción de anticuerpos que neutralizan a la GNRH e inhiben la secreción de hormonas sexuales. Por lo anterior, el objetivo de este estudio fue evaluar si la inmunocastración con Bopriva tiene efecto sobre los niveles de testosterona, características de calidad de la canal y de la carne en machos Holstein en engorda. 

Materiales y métodos 

Se utilizaron 720 machos de la raza Holstein de una misma procedencia, de entre 7 y 8 meses de edad y un peso vivo de 232±1.19 kg. Para el estudio se consideraron dos tratamientos: cuatro corrales de 90 animales enteros (tratamiento placebo) y cuatro corrales de 90 animales que fueron inmunocastrados con Bopriva. A las 24 (día 1) horas de la recepción de los animales se formaron los lotes, se vacunaron, desparasitaron y se les aplicó el implante (producto a base de acetato de trenbolona, estradiol y tilosina). Bopriva fue aplicado (1 ml) por vía subcutánea en cuatro ocasiones: a las 24 horas posteriores a la recepción, 21,101 y 181 días del experimento, mientras que a los animales del tratamiento placebo se les aplico 1 ml de solución salina. La evaluación del comportamiento conductual se hizo en los corrales de cada uno de los lotes, una hora al día, dos veces a la semana (mañana y tarde). Se evaluó el número de eventos para los patrones de comportamiento sexual, comportamiento agresivo y comportamiento social. Los animales fueron sacri cados cuando lograron un peso promedio de 580 kg a los 239 días en una planta de sacri cio Tipo Inspección Federal siguiendo la metodología descrita en la NOM-033-ZOO-1995 “Sacri cio humanitario de los animales domésticos y silvestres”. Para la medición de los niveles séricos de testosterona se seleccionaron aleatoriamente 10 animales por corral de cada tratamiento. Los animales destinados para muestreo fueron identi cados mediante un arete adicional al de cada corral. 

Se tomaron muestras de sangre (5 ml aproximadamente) en cada una de las fechas mientras se aplicaba BOPRIVA y adicionalmente se tomó una muestra durante el sacrificio (día 250). Para realizar la medición de la concentración de testosterona usando la prueba ENZO Testosterone 

Elisa Kit (ADI-900-065) siguiendo las nstrucciones del fabricante. 

Resultados y discusión 

Los niveles medios de testosterona a las 24 horas (día 1) fueron similares (P>0.05) entre machos inmunocastrados (0.26 ng/ml) y machos del grupo placebo (0.28 ng/ml), igualmente al día 21 de engorda no se registró diferencia significativa, ya que ambos tratamientos registraron niveles de 0.27 ng/ml (P>0.05). En el día 101 los niveles de testosterona alcanzaron valores de 0.38ng/ml en machos inmunocastrados y en el grupo placebo de 0.44 ng/ml. Fue hasta el día 181 que hubo diferencia significativa entre tratamientos (P<0.05), encontrándose que los niveles de testosterona para inmunocastrados disminuyeron hasta 0.22 ng/ml, mientras que el grupo placebo incremento sus niveles hasta 0.42 ng/ml. 

Al día del sacri cio (día 250) el grupo de machos inmunizados llego a registrar niveles de 0.22 ng/ml, en tanto que el grupo placebo registro niveles superiores de 0.54 ng/ml (P<0.05) aceptándose la hipótesis. Jannet et al., registraron un efecto similar sobre la disminución de testosterona pero con distintos niveles de concentración de la hormona a partir de la segunda aplicación (<0.01ng/ ml inmunocastrados vs >14 ng/ml placebo) en becerros Holstein. 

En relación al comportamiento, se observó que el número de eventos en montas, signo de ehmen, emisión de topetazos y olfateos fueron diferentes entre ambos tratamientos, mientras que en acicalamiento, cabeza baja y vocalizaciones el número de eventos fueron similares (P>0.05) entre ambos tratamientos. 

La diferencia entre tratamientos en referencia a las montas concuerda con los datos de Jago et al., donde las proporciones de animales con montas fueron más altas (P<0.05) en los machos enteros que en los inmunizados aproximadamente del día 200 al 250 de engorda ya que se registró hasta 100% de los machos enteros con signos de montas, mientras que en los inmunocastrados fue menos del 20%. Vantuil et al., no registraron diferencias en las frecuencias de montas entre machos inmunocastrados y machos enteros. 

Las montas entre machos que son confinados en un mismo corral, pudieran representar una salida alterna para el comportamiento sexual en ausencia de hembras y está más relacionado a una muestra de dominancia social (Price et al). Los valores reportados de signos de ehmen pueden deberse a que los machos enteros presentan mayores niveles de testosterona y se ha reportado que el signo de ehmen esta correlacionado con la secreción de testosterona (Lunstra et al). 

Con respecto a los topetazos, Teague et al., reportaron que las frecuencias de topetazos en animales inmunizados contra LHRH no fueron diferentes con respecto a los toros que no fueron inmunizados. Huxsoll et al., reportaron que las características agresivas de los toros se redujeron signi cativamente por inmunización contra GnRH y la frecuencia de topetazos y amenazas fue menor que en machos enteros (P<0.05). Vantuil et al., reportaron una diferencia signi cativa en la dominancia ya que los machos enteros mostraron mayores frecuencias de peleas que los machos inmunocastrados (Rydhmer et al). 

El efecto observado sobre los niveles séricos de testosterona y diferencias sobre el comportamiento de los animales se atribuyen a la producción de anticuerpos producidos por el sistema inmune del animal en respuesta a la presencia de la GNRH sintética contenida en Bopriva, estas proteínas sintéticas se posan sobre los receptores para GNRH endógena del animal ubicados en la hipó sis, esto tendrá como consecuencia una inhibición de las hormonas FSH y LH que son las encargadas de estimular la producción de testosterona en las gónadas, por lo tanto los niveles de testosterona se verán reducidos (Herbert y Trigg); y harán que los niveles de actividad física disminuyan, así los animales emplean la energía que normalmente gastan en socializar, ejercitarse y peleas en su crecimiento (Jannet et al). 

Conclusión 

Los resultados sugieren que el uso de un anti-GnRH como método de castración, modifica el comportamiento conductual y disminuye las concentraciones de testosterona durante el periodo de engorda, por lo que la inmunocastración resulta ser una alternativa para mejorar el bienestar animal creando un ambiente menos hostil. GI 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor/es: L. Bolado-Sarabia1*,
C. Perez-Linares
1 , F. Figueroa- Saavedra1, A. Barreras-Serrano1, E. Sanchez-Lopez1, A. R. Tamayo- Sosa1, F. Rios-Rincon2
1Instituto de Investigaciones en Ciencias Veterinarias, Universidad Autónoma de Baja California, 2Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Autónoma de Sinaloa. 

Modificado por última vez enViernes, 14 Julio 2017 11:01
volver arriba

SUSCRÍBASE A NUESTRO E- BOLETÍN

¡Reciba actualizaciones de nuestro
sitio y noticias de relevancia!
E-mail:
Nombre:
Seleccione su interés: